Por: Diario ABC, Agencia AFP.  Hace 4 días

Cuando el primer tiempo había terminado y los jugadores estaban prácticamente dentro de los vestuarios, el videoarbitraje (VAR) le otorgó un penal al Mainz durante el partido ante el Friburgo (2-0), correspondiente a la jornada 30 de la Bundesliga.

Este el último incidente con esta tecnología que se prueba durante esta temporada en la Bundesliga.

Al final de cuentas no le quedó de otra a los jugadores que aceptar la decisión, por más extraña que les pareciera. Foto: Univision
Al final de cuentas no le quedó de otra a los jugadores que aceptar la decisión, por más extraña que les pareciera. Foto: Univision

El duelo era crucial por la lucha por la permanencia en la primera división y el juego estaba 0-0 cuando el árbitro decidió pitar el fin de la primera parte, cuando los jugadores del Friburgo habían salido del campo.

Sin embargo, el árbitro Guido Winkmann fue alertado por su asistente, Bibiana Steinhaus, a cargo del VAR, de que el defensa Oliver Kempf había tocado el balón con la mano dentro del área.

Winkmann vio la jugada polémica, que se produjo después de un centro de Daniel Brosinski, y decidió otorgarle el penal al Mainz. Los jugadores del Friburgo tuvieron que entrar nuevamente al campo. Poco después, Pablo di Blasis convirtió sin problemas la pena máxima y adelantó al equipo local.

“En el momento, no vi la mano, pero después de ver las imágenes definitivamente había una mano. Es algo inhabitual y comprendo el descontento del club”, dijo Winkmann.

“El pitazo para el descanso interrumpe el juego, esta decisión no habría sido posible después del pitazo final”, añadió sobre haber sacado a los jugadores del vestuario para tirar el penal.

La decisión del silbatero dejó a los protagonistas de la mejenga con la boca abierta.

"Estábamos ya en el vestuario. Tenemos que aceptarlo. Creo que es acorde a las reglas. Pero es cada vez más extraño", dijo Jochen Seier, dirigente del Friburgo.

También el portero del Friburgo, Alexander Schwolow dijo: "Es muy raro, ya estábamos sentados en el vestuario, no me lo creía".

El responsable del sistema VAR, Lutz Michael Froelich, señaló a Eurosport que nadie quiere ver estas escenas.

“No es una buena publicidad, pero en este caso preciso, no se podía hacer otra cosa”, añadió.

Incluso el entrenador del Maguncia, Sandro Schwarz, admitió que el tiempo de la señalización no fue el indicado, pero calificó la decisión de “absolutamente correcta” tras ver de nuevo las imágenes.

La Bundesliga y el campeonato italiano prueban esta temporada el VAR, que ya ha sido aprobado para utilizarse durante el Mundial de Rusia 2018 (14 junio-15 julio).