Yenci Aguilar Arroyo.30 marzo
Hace dos años, Daniel y su familia se dieron una vueltita por la iglesia de Zarcero. Cortesía.
Hace dos años, Daniel y su familia se dieron una vueltita por la iglesia de Zarcero. Cortesía.

En el hogar del portero Daniel Cambronero siempre sacan tiempo para la oración, asistir a misa y para participar en las actividades de la Semana Santa.

Cambronero, quien en la actualidad defiende la portería del Santos de Guápiles, y su esposa, Solange Rodríguez, han logrado transmitir a sus hijos Iztel de 17 años; Danny Gabriel de 7 e Ismael de 5, la devoción por la fe católica, al igual que hicieron con ellos sus tatas cuando eran güilas.

El meta recordó que en su familia era impensable faltar a misa y que le daban mucha importancia a la Semana Mayor.

“Mi papá, Jorge Cambronero llevaba el Santo Sepulcro y yo andaba siempre detrás de él. Mi esposa también ha llevado la imagen de la Virgen en la procesión del entierro y a mí me gustaría participar en las procesiones, pero aún no he podido porque me choca con los partidos.

“Siempre le digo a mis hijos que crean en un solo Dios y en sus intercesores, los ángeles, los santos, que son figuras importantes en la religión y son mediadores para llegar a Dios”. Daniel Cambronero, portero del Santos.
Cambronero fue operado de los meniscos a finales del torneo de apertura del año pasado y ya está listo para volver a la cancha. Facebook.
Cambronero fue operado de los meniscos a finales del torneo de apertura del año pasado y ya está listo para volver a la cancha. Facebook.

“Mi esposa y yo creemos que transmitir la fe es lo más importante, que nuestros hijos mantengan a Dios en sus corazones y estén cerca de Él en todo momento. Enseñarles a que deben tener fe, respetar la Semana Santa y enseñarle el camino que recorrió Jesús, para reflexionar y darle la importancia que este tiempo merece”, manifestó.

Ellos también disfrutan ver las tradicionales películas de la época, como “Marcelino pan y vino”, “Los 10 mandamientos”, “Jesús de Nazareth” y “Ben Hur”. Además, en la cochera colocan una cruz de madera y no puede faltar la palma de la misa del Domingo de Ramos.

Al preguntarle, qQué representa la Semana Santa en la vida del futbolista? Cambonero respondió: “Es el hecho de alimentar la fe, reflexionar y compartir con mi familia esa fe. Nosotros no salimos a pasear porque estoy trabajando, pero también porque creemos que es un tiempo importante para meditar.

“Esto debería ser todo el tiempo, pero en una semana tan crucial para la comunidad católica es fundamental, para retroalimentarse en la fe”, aseguró.

La tradicional cruz es uno de los signos presentes en el hogar de la familia Cambronero Rodríguez. Cortesía.
La tradicional cruz es uno de los signos presentes en el hogar de la familia Cambronero Rodríguez. Cortesía.
Volviendo al templo

En la casa del arquero, en Barva de Heredia, tienen un rinconcito, donde cuentan con varias imágenes de san Miguel Arcángel, el ángel Gabriel, una imagen del Cristo Redentor que trajo del Mundial de Brasil y una de la Virgencita de los Ángeles.

Además, todos los días, antes de dormir hacen una oración para dar gracias por todo lo que hicieron en el día.

“En mi caso, la oración es muy importante, porque si tengo que faltar a misa por el trabajo, trato de compensar ese tiempo orando. Nos gusta rezar el rosario y hacemos algunas novenas para mantener viva esa relación con Dios”, destacó.

Para Cambronero, la suspensión de las misas fue todo un tema, pues les costó acomodarse a los cultos virtuales.

“Antes de que llegara la pandemia, todas las semanas íbamos al templo y cuando se cerraron las iglesias, veíamos las misas de forma virtual, pero se volvió un poco tedioso, porque si para nosotros los grandes es difícil concentrarnos para los chiquillos aún más.

“Al inicio nos daba miedo volver a las misas por la pandemia, pero poco a poco nos vamos acostumbrando al hecho de volver a los templos. A la primera que fuimos fue a la del Miércoles de Ceniza, en la iglesia de San Joaquín de Flores y esperamos pronto volver a la basílica, pues antes íbamos cada tres meses y por la situación en la que el país está tuvimos que dejar de ir”, destacó.

Las comidas. Su esposa y su mamá cocinan arroz con leche, empanadas, miel de chiverre,

Cambronero agregó que es practicante de la fe, porque gracias a ella puede dar testimonio de las buenas experiencias que ha tenido a nivel personal y profesional.

“En un país en el que jugué, una persona llegó a dar una charla y se quedó viendo una imagen de la Virgen de los Ángeles y empezó a hablar de que a Dios no le gustan las imágenes, que no adoráramos imágenes y yo simplemente no le di importancia.

“Siempre le digo a mis hijos que crean en un solo Dios y en sus intercesores, los ángeles, los santos, que son figuras importantes en la religión y son mediadores para llegar a Dios. Con Dios todo es posible, estando con Él siempre nos irá bien”, concluyó.

Danny Gabriel, el segundo hijo del portero se vistió de romano hace dos años. Cortesía.
Danny Gabriel, el segundo hijo del portero se vistió de romano hace dos años. Cortesía.