AFP .23 octubre, 2019

España e Italia disputarán este viernes en Saint-Cyr-sur-Loire (Francia) la final de la primera edición del torneo internacional de fútbol de jugadores trasplantados, anunció la asociación Trans-Forme, organizadora del evento.

España e Italia disputarán el viernes en Saint-Cyr-sur-Loire (Francia) la final de una primera edición de un torneo internacional de fútbol de jugadores trasplantados, anunció la asociación Trans-Forme, organizadora del evento. Foto: Head Topics
España e Italia disputarán el viernes en Saint-Cyr-sur-Loire (Francia) la final de una primera edición de un torneo internacional de fútbol de jugadores trasplantados, anunció la asociación Trans-Forme, organizadora del evento. Foto: Head Topics

El objetivo de este torneo es sensibilizar al gran público sobre el éxito de los trasplantes y la necesidad de las donaciones de órganos, todo ello a través del fútbol, el deporte más popular de Francia, país anfitrión, y del mundo.

Los franceses habían perdido el lunes su primer partido ante España (2-0), y este miércoles empataron 2-2 contra Italia, por lo que los locales quedaron eliminados.

Los italianos, por su parte, derrotaron 3-1 a España el martes. Esos dos equipos volverán a enfrentarse en la final, donde la Roja tendrá la ocasión de cobrarse la revancha.

El exarquero internacional francés Jean-Luc Ettori es el padrino de esta primera edición del torneo de Trans-Forme.

El primero

En 2007, el croata Ivan Klasnic entró en la historia al convertirse en el primer jugador profesional que volvió a jugar al fútbol después de someterse a dos trasplantes de riñón.

España e Italia disputarán el viernes en Saint-Cyr-sur-Loire (Francia) la final de una primera edición de un torneo internacional de fútbol de jugadores trasplantados, anunció la asociación Trans-Forme, organizadora del evento. Foto: The Sun
España e Italia disputarán el viernes en Saint-Cyr-sur-Loire (Francia) la final de una primera edición de un torneo internacional de fútbol de jugadores trasplantados, anunció la asociación Trans-Forme, organizadora del evento. Foto: The Sun

Klasnic nació en Hamburgo, Alemania, pero al ser hijo de padres croatas adoptó esa nacionalidad.

Su familia huyó allí desde Bosnia y Herzegovina, durante la guerra de aquel país. Ante este abanico de nacionalidades, varias selecciones se pelearon por tenerlo en sus filas (Alemania, Bosnia y Herzegovina, y Croacia), pero finalmente se decantó por representar a la croata, con la que fue mundialista en 2006, y jugó dos Eurocopas, en 2004 y 2008.

Justo antes de esa segunda Eurocopa, su vida cambió. En 2007, tuvo que someterse a dos trasplantes de riñón. El primero fue donado por su madre, pero su cuerpo no lo toleró y debió ser intervenido nuevamente. Solo dos meses más tarde, el donante fue su padre y, afortunadamente, no hubo rechazos. Por lo que Klasnic pudo cumplir su sueño de volver a jugar.