Franklin Arroyo.14 febrero

Muchos creen que esta Liga es invencible, pero este domingo en Jicaral demostró que tiene un punto débil: la portería cuando no está Leonel Moreira.

El León sudó la gota gorda para sacar un empate a uno ante un buen equipo jicaraleño, pero el gol que encajó el campeón nacional nos hace creer que hay una Leonel Moreira dependencia.

Como en Alajuelense son frecuentes las rotaciones, este domingo le tocó a Leo descansar. El porterazo ni siquiera viajó a la Península y su lugar lo tomó un Mauricio Vargas que, una vez más, volvió a desaprovechar la oportunidad porque un bomberazo suyo propició el gol del Huracán.

Para echarle más sal a la herida, hay que recordar que la última vez que Vargas formó parte del 11 inicial fue hace tres meses en el Carlos Ugalde cuando San Carlos le ganó 1-0 a la Liga, curiosamente la última vez que perdieron los erizos. ¿Coincidencia?

Para ser justos con el macho, tuvo unas cuantas buenas tapadas, sobre todo en el primer tiempo, pero en el gol --del cual hablaremos más adelante-- se vio muy, pero muy mal.

Lujos

El campeón nacional se dio el lujo de ir a unas de las canchas más difíciles del país y dejar a tres de sus titulares en Alajuela pues además de Leo, Fernán Faerron, Daniel Arreola y Alex López no hicieron el pesado viaje.

Los manudos alinearon a José Miguel Cubero y Alexis Gamboa atrás, con Ian Smith por derecha y Yurguin Román por izquierda y pese a tanto cambio, no se vieron mal.

Claro, porque de la media para adelante mantuvo la misma estructura de siempre: Bernald Alfaro, Bryan Ruiz, Barlon Sequeira, Alonso Martínez, Johan Venegas y Marcel Hernández.

Con esos pesos pesados en el ataque, los erizos fueron los primeros en poner sus condiciones.

Bryan Ruiz fue de los manudos que más tocó la bola. Buen rendimiento. Fotografía José Cordero
Bryan Ruiz fue de los manudos que más tocó la bola. Buen rendimiento. Fotografía José Cordero

Apenas a los 4 minutos, Jason Prendas equivocó un pase que el rapidísimo Martínez robó y se la dio a Johan Venegas, quien no pudo rematar bien.

Al minuto 19, Román intentó con un tiro libre directo, pero la pecosa le llegó directa a las manos del portero Kevin Briceño.

Jicaral se animó con el uruguayo Joaquin Verges con un remate de media distancia que Vargas atrapó sin dificultades.

Al 23 hubo un contragolpe rapídisimo de los manudos donde Ruiz se la dio a Venegas, pero su remate fue flojísimo a las manos de Briceño.

Al 25 Venegas volvió a intentarlo con un remate esquineado y pleligroso, pero que controló Briceño.

Johan no ha vuelto a anotar y Kevin Briceño tuvo un buen juego. Fotografía José Cordero
Johan no ha vuelto a anotar y Kevin Briceño tuvo un buen juego. Fotografía José Cordero

El final del primer tiempo fue todo de Jicaral, primero con otro remate de media distancia de Verges con el que Vargas debió fajarse para desviar al córner.

Al 41 llegó el gol del local y la torta del portero manudo.

Kevin Vega encontró por las alturas al pequeñito Kennedy Rocha, que metió un cabezazo que hizo que la bola se fuera altísima.

Vargas, que salió a nada, se devolvió viendo para arriba mientras el balón lo bañaba, pero pese a que tuvo todo el tiempo del mundo para reaccionar y devolverse, lo hizo como en cámara lenta y la bola picó adentro.

Caliente

En la segunda parte el León se lavó la cara y salvó el invicto.

Al 55 Barlon desbordó por la izquierda, sacó un centro retrasado y el cubano Marcel Hernández no le pudo pegar, pero Alonso Martínez, la joyita manuda, la conectó de zurda y la mandó a guardar para empatar el partido.

Alonso Martínez festeja con el asistidor Barlon Sequeira. Fotografía José Cordero
Alonso Martínez festeja con el asistidor Barlon Sequeira. Fotografía José Cordero

El gol le devolvió la inspiración a los rojinegros, que se vieron mejor con la sociedad que crearon Ruiz, Hernández y Alfaro.

El brasileño Kennedy Rocha anotó el gol jicaraleño entre dos torres manudas. Fotografía José Cordero
El brasileño Kennedy Rocha anotó el gol jicaraleño entre dos torres manudas. Fotografía José Cordero

Los locales lograron despertar un poco del dominio visitante y sobre todo con Verges lograron inquietar a la defensa. El uruguayo ensayó un par de remates de media distancia que se fueron ligeramente desviados.

El marcador no se movería más. Jicaral simplemente no pudo entrar más y la Liga, ya con el invicto a salvo, tampoco se mató mucho.