Franklin Arroyo.10 agosto

Esteban Granados recuperó el balón por la banda derecha del ataque herediano al minuto 89. Jimmy Marín se le puso al corte. Ambos habían jugado todo el partido. ¿A quién le habría apostado usted en ese duelo?

El herediano, de 34 años, corrió, protegió el balón, alzó la cabeza y sacó un centro exacto para la llegada de Jonathan McDonald que puso el 2 a 0 ante la pasividad en la marca de Marín, de 22 años. El “viejo” le dio una lección al chamaco en la Supercopa jugada el sábado en la noche en el Estadio Nacional.

Esteban Granados hizo el pique al minuto 90 para servir el segundo gol a McDonald. Fotografía José Cordero
Esteban Granados hizo el pique al minuto 90 para servir el segundo gol a McDonald. Fotografía José Cordero
“Tenemos carencia de jugadores jóvenes con ganas de ganarse el puesto a base de carácter”, Alvaro Solano, técnico.

La escena no es tan poco frecuente. En la final de la segunda ronda del torneo pasado, Christian Bolaños, de 36 años, paseó por el terreno de juego a Facundo Zabala, de 21 años, y en el último juego de esa final, Bolaños, Michael Barrantes y Mariano Torres, todos veteranazos montaron el contragolpe del único gol del partido, haciendo un recorrido de cancha a cancha.

Los veteranos también se impusieron en la entrega de premios de la Unafut, Bola se dejó el de mejor jugador del Clausura y Rándall Azofeifa, con 35 vueltas al sol, fue el mejor del Apertura.

Para el técnico Marvin Solano hay una generación de futbolistas de más de 30 años que se cuida muy bien y logra sacar provecho de su experiencia.

En cambio, a algunos jóvenes, no quiso generalizar, les está faltando intensidad y eso es preocupante cuando se intenta competir en el futbol internacional.

“Ese cuido y el oficio que han adquirido son fundamentales para destacar. El caso de Esteban (Granados), que lo conozco bien, es porque creo que su edad biológica es inferior a su edad real y hace que funcione como si tuviera 25 años. Sin duda, ellos se alimentan bien, descansan, se portan bien y se cuidan”, comentó Solano.

Sin embargo, fue claro al decir que estos jugadores experimentados, en un fútbol con más intensidad quizás no destacarían tanto.

“Ellos se imponen por el conocimiento adquirido, combinado con la calidad, pero también por la falta de intensidad de algunos jóvenes”, dijo.

También comentó que en muchos casos, los chamacos no reciben la oportunidad de los técnicos y por eso los veteranos han ganado terreno en el torneo local.

“Los entrenadores no se atreven, si hay un experimentado y un joven, el entrenador tiene más presión por poner al veterano, cuesta más dinero, tiene que ponerlo. A los jóvenes los ponen solo dos o tres minutos”, añadió.

Destacó los casos de Bernal Alfaro en Alajuelense y Manfred Ugalde en Saprissa que sí recibieron una oportunidad real y la supieron aprovechar.

El mejor jugador del torneo pasado, Christian Bolaños, tiene 36 años. Fotografía José Cordero
El mejor jugador del torneo pasado, Christian Bolaños, tiene 36 años. Fotografía José Cordero

Pablo Gabas, quien jugó con Santa Bárbara y Alajuelense, comentó que los veteranos están destacando porque muchos han tenido una brillante carrera en clubes internacionales y esa experiencia la complementan con el cuido personal.

“Han sido importantes en cada uno de los equipos que les ha tocado participar, entonces me parece que por ese lado sacan ventaja a los jóvenes”, comentó.

En el caso de la jugada de Granados con Marín, comentó que eso se debió a puro carácter, a una situación mental, pues a la hora de comparar calidad o técnica, salen parecidos.

También dijo que los veteranos entienden el juego al dedillo, un componente del que también sacan provecho.

“Tienen su vida estable, se cuidan en lo personal, han hecho una inversión en el día a día para llegar a estas instancias y este es el resultado, por eso vemos a Bolaños, a Azofeifa, a Saborío, a Bryan Ruiz, Junior Díaz, Machado, Granados que siguen siendo importantes en el accionar de los equipo”, dijo.

Alvaro Solano, técnico nacional dijo con relación a la jugada de Granados con Marín que la marca fue deficiente.

“Se debe a que Granados llegó a ese momento con un jugador que no está acostumbrado a marcar y lo marcó mal, no lo estorbó, no le metió el cuerpo, le regaló la banda”, comentó.

Sin embargo, comparte la preocupación de Marvin Solano de que no le están dando chance a los jóvenes.

“La experiencia es importante, sobre todo en etapas decisivas, en la final Bolaños sometió en ofensiva a Zabala, pero eso es parte de que está acostumbrado a jugar finales. Eso lo da la experiencia”, dijo.

Solano cree que Saprissa no está haciendo un recambio y eso puede perjudicar a corto plazo el campeonato y que la LIga lo intenta hacer, pero con contrataciones como la de Saborío y Bryan probablemente le resten minutos a jóvenes como Jurguens Montenegro.