Andrés Mora.3 septiembre
Ricardo Blanco es uno de los más afectados por la bacteria. Foto: Albert Marín.
Ricardo Blanco es uno de los más afectados por la bacteria. Foto: Albert Marín.

Ya van dos partidos suspendidos. El trastorno estomacal de los jugadores morados por la bacteria que se trajeron desde El Salvador es serio y todavía no se recuperan.

Los nombres han sido un misterio, según el doctor Esteban Campos “por respeto a los atletas”; como si fuera un pecado lo que han padecido. Pero La Teja tuvo acceso a una lista extraoficial de 14 de los hombres por los que el Monstruo no jugó ante Herediano, el domingo pasado, ni jugará este miércoles ante Universitarios.

Los que están más delicados son Ricardo Blanco, que se perdió hasta la convocatoria a la Sele para el amistoso de este viernes ante Uruguay, y el gerente deportivo Evaristo Coronado.

La lista la completarían Juan Gabriel Guzmán, Jaylon Hadden, Michael Barrantes, Aarón Cruz, Suhander Zúñiga, Johan Venegas, Aubrey David, Jordan Smith y Luis José Hernández.

Los del cuerpo técnico sí están confirmados: el preparador físico Pierluigi Morera y los utileros Henry Acosta y Carlos Vargas.

Pupusas en la mira
El gerente morado la ha pasado realmente mal después del viaje a El Salvador. Fotos: Mayela López
El gerente morado la ha pasado realmente mal después del viaje a El Salvador. Fotos: Mayela López

No se sabe si se enfermaron por unas pupusas y un fresco de sandía que se mandaron en el Hotel Real InterContinental San Salvador antes de salir hacia acá o por unos alimentos que les dieron en el vuelo hacia Costa Rica.

Avianca confirmó que Saprissa viajó con ellos, así como otros 87 pasajeros que no reportaron molestias ni durante ni después del vuelo.

"Es importante resaltar que hemos revisado el lote de 215 sándwich que se repartieron en tres vuelos distintos (incluido el de Saprissa) y se confirmó que a la fecha no tenemos reporte de malestar", aseguró la aerolínea.

La Teja también consultó al hotel, pero no respondieron.

Aubrey viajó a concentrarse con la selección de Trinidad y Tobago; lo habría hecho con algunas complicaciones, pero sin gravedad.

La alarma saprissista se encendió el sábado pasado, el club regresó a Tiquicia el jueves en horas de la tarde luego de jugar el miércoles en la noche ante el Águila, partido que perdieron 1 a 0, pero todavía este martes seis jugadores se mantenían vigilados de cerca por el departamento médico y el equipo del Hospital La Católica, con un estado “bastante severo, con fiebre elevada y exámenes de sangre elevados, diarrea y vómitos".

El doctor Campos dijo que aunque no tienen claro lo que les provocó el malestar estomacal, todo pinta a que es la bacteria llamada salmonella.

“Esperemos que para el fin de semana estén en un nivel mínimo aceptable para competir, la recuperación total puede tardar semanas para llegar a su nivel normal”, agregó.

Saprissa debería jugar el domingo a las 11 a. m. en Grecia.