Andrés Mora.3 febrero, 2018
: Partido Patria Primero con el candidato Juan JosŽ Vargas. En la foto, Juan JosŽ Vargas, Evaristo Coronado, Adrian Barboza y Wilbert Fernandez. /Fotografía: Francisco Rodriguez.E./La Nacion.
: Partido Patria Primero con el candidato Juan JosŽ Vargas. En la foto, Juan JosŽ Vargas, Evaristo Coronado, Adrian Barboza y Wilbert Fernandez. /Fotografía: Francisco Rodriguez.E./La Nacion.

Probó la política y quedó curado. El actual gerente del Deportivo Saprissa, Evaristo Coronado, fue candidato a diputado en el año 2006 por el partido Patria Primero, que dirigía entonces Juan José Vargas, quien se tiró en aquella ocasión a la presidencia de la República.

"Me hace falta poder manejar el hecho de que le insulten y seguir como si nada, poder acostumbrarme a estar diciendo cosas que no son ciertas", Evaristo Coronado.

Evaristo iba en el primer puesto por San José y según los resultados al final de las votaciones le faltaron cerca de mil votos para quedarse con un campo en Cuesta de Moras.

¿Cómo apareció usted en la política?

En aquel momento fui invitado por Juan José, la verdad ni me pasaba por la mente estar en un puesto político; sin embargo, me decía (Juan José, quien era diputado) que había empezado un trabajo para ayudar a los más necesitados y quería que alguien de mi perfil le diera continuidad al trabajo. Básicamente las ideas eran para los más necesitados y tomé la decisión de decirle sí. El partido era nuevo, con poco contenido económico y básicamente el alma era él, que tenía conocimientos, yo no tenía ninguno y lo hice para ayudarlo.

Pero, ¿por lo menos había estado en las elecciones de la escuela o el colegio?

(Risas) Estuve en el consejo universitario de rebote. Un amigo que quiso lanzarse me dijo que si quería me ponían de representante pero de suplente, porque yo no tenía tiempo, jugaba fútbol, estudiaba y trabajaba y le dije que no podía meterme. Entonces me dijeron que me ponían como suplente ante el Consejo Universitario.

Yo no tengo esa iniciativa natural, pero al final quedó él y unos meses después el representante estudiantil ante el Consejo se fue para Europa y estuve asistiendo a reuniones.

¿Hizo campaña cuando estaba con Juan José Vargas?

Ellos tenían su forma de hacer campaña, de parte mía solo los acompañé a uno o dos eventos porque no tenía mucho tiempo.

¿Entonces la idea era apoyar los proyectos de Vargas?

Y los que a mí se me vinieran a la mente porque uno puede promover algunas cosas o proyectos de nuestros habitantes, básicamente continuidad y ya estando ahí (en la Asamblea Legislativa) pensar otros proyectos.

¿Se imaginó su vida como diputado?

Lo veía distante porque era un partido nuevo, con muy poco contenido económico para salir adelante; sin embargo, en las encuestas salía yo dentro de los posibles miembros de una Asamblea Legislativa. A lo último hubo una polarización y todo mundo se fue a apoyar un partido equis y me faltaron unos votos. La experiencia fue muy enriquecedora desde el punto de vista de que pude percibir el ambiente.

Ya metido en la política y por mi personalidad siento que no me hubiese sentido muy cómodo. Empezando no más ya uno empezaba a sentir ataques sin ir a promover nada, alguna gente hablaba de más y uno tiene una manera de ser que no está para soportar.

¿Entonces quedó curado?

Quedé curado de la política. Ya me han ofrecido puestos de gobierno, pero con esa experiencia agradezco a los que me toman en cuenta, pero no está diseñada para mí.

¿Qué tan político puede ser el puesto de gerente deportivo del Saprissa?

Yo creo que muy poco, a nivel de Federación sí porque hay que ponerse de acuerdo con algunos equipos o personas de equipos que lo apoyen a uno. En el Saprissa llevo el mismo apellido saprissista y todos, casi por naturaleza, lo apoyan a uno. Ha sido una experiencia muy agradable, sigo sintiendo el cariño de la afición, que no se ha perdido desde que empecé a jugar.

¿Qué fue más difícil, entrarle a la gerencia del Saprissa o a la política?

La política definitivamente. Ya tengo una edad que he ido reduciendo mi trabajo de profesión y quedó un espacio que puedo aprovechar. Me siento cómodo y, dichosamente, las cosas se han ido acomodando de buena manera.

Diplomático y centrado, pero jamás político, así es el gran exgoleador morado Evaristo Coronado. Fotos: Mayela López
Diplomático y centrado, pero jamás político, así es el gran exgoleador morado Evaristo Coronado. Fotos: Mayela López

¿Tan buen negociador es que se trajo a Ariel Rodríguez, a Christian Bolaños y hasta sacó de la Liga a Johan Venegas?

Eso también hay que aclararlo. Fue circunstancial, tal vez puedo tener la intención pero si no está al alcance de la institución es imposible lograrlo, en este caso situaciones nos permitieron lograrlo, una de esas es el Mundial, las contrataciones se nos facilitaron pero no necesariamente porque uno es demasiadísimo brillante.

¿Tiene claro por quién votar?

Pues sí, ya tengo decidido por quién votar, pero prefiero reservármelo.

¿Dónde le toca votar y a qué hora le gusta ir a hacerlo?

Me toca en Santa Ana centro y calculo estar ahí entre 11 y 1 de la tarde.

¿Qué le falta para ser un político tradicional?

Me hace falta poder manejar el hecho de que le insulten y seguir como si nada, poder acostumbrarme a estar diciendo cosas que no son ciertas con tal que la gente vote por uno. Yo trato de hacer las cosas bien, me puedo equivocar, pero no porque traté de engañar a nadie.