Franklin Arroyo.20 noviembre

Es común que la gente sea aficionada a algún equipo fuera de las fronteras del propio país, pero lo de Misael Rosales se sale de todo molde.

Misael Rosales lleva al Team en el corazón. Cortesía.
Misael Rosales lleva al Team en el corazón. Cortesía.

El hondureño vive en Coyoles Central, Olanchito, en el estado de Yoro, una zona bananera en la costa norte de ese país y fue jugador profesional con equipos como Curazao, Independiente y otros del fútbol catracho, sin embargo, su corazoncito no es para ninguno de esos.

“Yo voy con Herediano. No me gusta ningún otro equipo, ni en Honduras ni en ninguna otra parte de mundo. Mi amor por estos colores los llevaré siempre en el corazón”, dijo Misael, quien tiene 51 años.

Misael jugó profesionalmente en Honduras. Cortesía
Misael jugó profesionalmente en Honduras. Cortesía

Misael tiene un hermano costarricense llamado Yandivier Lozano que es herediano hasta la muerte, pero su vínculo con los florenses no se dio por eso, sino porque el conjunto rojiamarillo quiso tenerlo a él en el equipo una vez que vino al país a jugar.

Cuando Misael era un chiquillo y jugaba en Honduras enfrentó al Team en Tiquicia, por lo que cuando regresó a su tierra se dio cuenta de que un dirigente del Team se había interesado en él.

“Me emocioné tanto...., al punto que yo decía, ‘a mis 16 años y ¿un equipo de Costa Rica interesado en mí?’ y desde entonces se me fue metiendo Herediano en el corazón”, dijo.

De esa manera, Misael buscaba información del Team para saber cómo estaba el equipo y aunque solo jugó profesionalmente en Honduras, siempre estuvo pendiente del cuadro rojiamarillo.

“Nunca se dio el traspaso porque mi equipo pedía mucho dinero y yo era un jugador desconocido. Ellos me querían para formarme. Eso fue lo que me metió el amor por el equipo”, explicó el catracho.

Misael dice que siempre fue titular en los equipos donde estuvo y que varios grandes se interesaron por él, pero los clubes siempre lo amarraron.

El hermano de Misael es un herediano a muerte. Vive en Limón y se llama Yandivier Lozano. Cortesía
El hermano de Misael es un herediano a muerte. Vive en Limón y se llama Yandivier Lozano. Cortesía

A Misael lo vacilan en su país por su afición exclusiva al Herediano, pues dice que ni siquiera la selección de su país le mueve las fibras como lo hace el Team.

“Me dicen ‘ya viene el que nos traicionó, el pura vida’. Aquí entraba FUTV y yo feliz porque podía ver los partidos y los comentaristas, que me parece que lo hacen con el corazón. Pero quitaron FUTV, que lo enlazaba un canal de aquí. Yo fui a decirle a los dueños que era necesario, que culturalmente Costa Rica nos aporta mucho”, dijo.

Ahora Misael, quien forma parte del grupo El Foro, aficionados florenses en Facebook, se echa las mejengas mediante enlaces que le pasan.

“Soy un hincha más de Herediano, tengo una camisa que en Costa Rica creo que no la tienen, es de la franja vertical roja con amarillo, me la trajo un hermano, que trabaja en las bananeras. Me la compró él”, dijo todo orgulloso.

También dijo parte por lo que lo vacilan allá es porque en Honduras el equipo tico que tiene más seguidores es Alajuelense.

“Lo que pasa es que el aficionado sigue al jugador y cuando sale un ídolo para un equipo, siguen a ese equipo. Muchos hondureños han ido a la Liga. Pero no miran que Nicolás Suazo y Nahamán González (también jugó con Alajuelense) jugaron con Heredia. Lo que pasa es que eran de Marathón y no tiene tanto aficionado”.

Misael dice que sigue a los florenses con mayor propiedad desde hace cuatro años gracias a la tecnología, porque antes le costaba más.

“Ha sido campeón y viene siendo constante, queda campeón, segundo, tercero, pero antes de los últimos títulos no era constante en las planificaciones”.

Misael Rosales Jr también es herediano, influencia de su padre. Foto: Cortesía
Misael Rosales Jr también es herediano, influencia de su padre. Foto: Cortesía

Misael dijo que le gusta mucho el juego de Gerson Torres, quien puede crecer mucho y le mandó un mensaje al técnico Jafet Soto.

“Sigo al profe Jafet que a veces no controla sus emociones, su carácter y deja manca esa área técnica, mi mensaje para él es que antes de dirigir tiene que pedirle dirección a Dios, que le dé paciencia e inteligencia, no es fácil manejar 22 jugadores, que se llene de paciencia, tener mente caliente y cabeza fría, porque parece que cuando se calienta el jugador lo sigue”.