Bryan Castillo.23 abril
El Rocky tiene su taller en San Rafael de Coronado. Foto: Cortesía.
El Rocky tiene su taller en San Rafael de Coronado. Foto: Cortesía.

Para muchos la selección que clasificó al Mundial de Corea y Japón en el 2002 ha sido la mejor en la historia, principalmente por los buenos resultados que obtuvo en esa eliminatoria.

Uno de los que participó en esa histórica Sele, fue Rodrigo"Rocky" Cordero, quien gracias a su entrega y garra se ganó un espacio para asistir a la cita mundialista.

Hoy, con 46 años, está bastante alejado de las canchas, pues pasó del fútbol a la mecánica.

Él tiene un taller eléctrico en San Rafael de Coronado, su especialidad es la reparación de arrancadores, alternadores, luces y sistema de alimentación.

El negocio se llama “Taller Rocky Cordero”, el cual tiene 40 años de existir y quien lo abrió fue su papá, don Rodrigo, que murió hace casi nueve años.

“Mi papá le puso así al taller cuando a mi me pusieron ese apodo, hace como 20 años, sino me equivoco fue Pilo Obando, pero no sé si fue por el diminutivo de Rodrigo o por alguna de las películas de Rocky”, contó.

El exjugador contó una de sus pasiones, además del fútbol, es la mecánica, la cual aprendió de su papá cuando tenía 12 años.

“Desde pequeño yo estaba aquí con mi papá, él prácticamente me enseñó todo y también llevé unos cursos por aparte de sensores y de escáner que me han ayudado mucho”, añadió.

Los equipos del Rocky
Alajuelense
Carmelita
Cartaginés
Brujas
Pérez Zeledón
Puntarenas
San Ramón
Barrio México

El excontención siempre tuvo en mente que el fútbol no era para toda la vida, por eso sabía que su futuro, apenas colgara los tacos, iba a estar en el taller que su padre le heredó.

“Cuando era jugador mi papá en más de una ocasión me llamaba para que fuera ayudarle y yo venía y le echaba la mano, por dicha nunca me pasó nada porque hubiera sido un tortón”, contó entre risas.

“El Mundial lo disfruté muchísimo aunque no jugué, me hubiera encantado jugar algún minuto pero no se dio la oportunidad”. Rodrigo Cordero, exjugador.
Costa Rica - Honduras. Rodrigo Rocky Cordero dispara pese a la marca de Behíker Bustillo.
Costa Rica - Honduras. Rodrigo Rocky Cordero dispara pese a la marca de Behíker Bustillo.
En el taller lo recuerdan

El Rocky confiesa que tiene un importante número de clientes, especialmente gracias a su papá, quien siempre hizo buenos trabajos y al mismo tiempo los trató bien con los precios.

“Muchos de esos clientes son en parte gracias a mi papá y otros que he hecho yo, aquí han venido excompañeros de equipo y de selección. Los que llegan por primera vez se sorprenden al verme y me recuerdan”, añadió.

Cuenta que de lo que más le hablan es de aquel gol contra Honduras que hizo en los últimos minutos en el Ricardo Saprissa, en la hexagonal final rumbo a Corea y Japón 2002.

Esa anotación le dio un valioso empate a la Sele en un partido sufrido que significó el debut en la fase final de aquella eliminatoria que la Tricolor ganó con 23 puntos. Hasta el momento ninguna otra escuadra de Concacaf ha superado esa cantidad de unidades en hexagonales.

“Cuando era jugador y la gente me veía aquí me pedían autógrafos o fotos. La gente me recuerda mucho por ese gol y por jugar en Heredia”, dijo el exfutbolista.

Don Rodrigo fue quien fundó el taller hace 40 años. Foto: Cortesía.
Don Rodrigo fue quien fundó el taller hace 40 años. Foto: Cortesía.
Le faltó jugar

Cordero, quien jugó 31 partidos clase A con el equipo de todos, confesó que solo una cosa le faltó por completar en su carrera y fue jugar en el Mundial de Corea y Japón.

Él fue parte de los 23 jugadores que asistió a esa justa, lo hizo con el número 19, sin embargo, no participó ni un solo minuto en aquella selección que dirigió Alexandre Borges Guimaraes.

“El Mundial lo disfruté muchísimo aunque no jugué, me hubiera encantado jugar algún minuto, pero no se dio la oportunidad. Nunca le pedí explicaciones a Guimaraes, tenía una buena relación con él y si no me dio la oportunidad de jugar fueron por cosas del fútbol”, agregó.

Otro detalle que según Cordero pocos saben es que cuando era niño le iba a la Liga, de hecho, su debut se dio con los rojinegros; sin embargo, sus mejores momentos los vivió en el Herediano.

“Ahora no tengo equipo, disfruto del fútbol, veo partidos, voy a mejenguear y me siento bien. Me va muy bien con el taller y de eso vivo”, comentó.

El Rocky aseguró que todavía lo pica la espinita del fútbol, por lo que no lo pensaría dos veces si le ofrecen un puesto de asistente técnico.

Si usted quiere contratar los servicios del exmundialista puede llamarlo a los números de teléfono 8815-5152 o 2229-1956.