Por: Bryan Castillo.   6 junio

La selección sub-20 de Costa Rica que participó en el Mundial de Egipto 2009 es la más exitosa del país y de Centroamérica en estas competiciones, pues alcanzó un histórico cuarto lugar.

Esteban Luna fue parte de aquella nómina, pero ¿qué se hizo aquel talentoso volante de contención
que tenía tanta proyección?

Luna, quien era ficha del Saprissa, se retiró en el 2013 mientras jugaba para el equipo de segunda división del conjunto tibaseño, luego de recibir un fuerte golpe en la frente en un partido de semifinales ante AS Puma Generaleña.

“Ese golpe me hundió la frente, quedé viendo doble porque un hueso del cráneo me hacía presión en un ojo. Fue algo bastante duro para mí”, contó el exvolante, quien trata de no hablar mucho del tema.

A pesar de eso, reconoce que para él el tiempo de Dios es perfecto y que lo ocurrido quizá era una señal divina para abandonar el fútbol y dedicarse a otros planes que desde hace años quería desarrollar.

“Ya había sufrido una lesión en la rodilla izquierda, se me fue el ligamento cruzado anterior quince días después de haber debutado en primera división”, recordó.

Su debut se produjo en un partido ante San Ramón en el 2010 bajo el mando del entonces entrenador Roy Myers, ese día entró por el actual entrenador morado, Wálter Centeno.

Esteban LunaC

“Yo me lesioné la rodilla y la recuperación era de seis meses, Saprissa se hizo cargo de todo. A los seis meses yo pedí que me pusieran en un partido del alto rendimiento, lo jugué, pero a los veinte minutos me volví a lesionar y duré como año y medio recuperándome. Luego se vino el golpe en la frente y ahí fue donde yo decidí no seguir jugando, era como una señal de Dios”, contó.

En ese momento, el apoyo que tuvo de sus padres, don Óscar Luna y doña Denia Soto, además de su novia Stephania Zambrano, quien ahora es su esposa y con quien tiene un hijo llamado Thiago, fue vital para colgar los tacos.

“Luego de eso busqué trabajo, lo intenté en Saprissa cuatro veces hasta que Galliano Luconi, que era el gerente financiero de Saprissa, me dijo que había una opción de trabajo dentro de la institución”.

"Luego se vino el golpe en la frente y ahí fue donde yo decidí no seguir jugando, era como una señal de Dios”. Esteban Luna, exjugador de Saprissa.

“Luconi y Víctor Cordero me ayudaron mucho, Cordero era gerente de Recursos Humanos y tenía a cargo un proyecto de escuelas de fútbol en donde básicamente nos encargábamos en abrir franquicias y de organizar como especie de campamentos, ahí estuve desde el 2013 hasta el 2019”, contó.

Nuevos proyectos

Esteban, mientras pateaba bola, siempre soñó con colgar los tacos joven, ojalá antes de los 30 años porque quería ser su propio jefe y ya lo consiguió.

Esteban es profesional en Administración de Empresas y a sus 30 vueltas ya tiene dos negocios con los que vive bien y ofrece trabajito.

The Barber lo atiende
Si usted quiere hacerse la barba o cortarse el pelo, en The Barber lo esperan. Si desea reservar un campo puede llamar al número de teléfono 7193-0597.

El primer machetico está conformado por dos escuelas de fútbol llamadas Saprissa – San Vicente Moravia y Saprissa Montes de Oca, en las que ocho personas y él se encargan de preparar a jugadores desde los cuatro años, hasta los 17.

El segundo negocio es una barbería llamada The Barber, ubicada en el centro comercial Plaza Coronado, ahí trabaja su esposa y dos barberos más.

Estilista de la Sele

Esteban contó que en las dos selecciones menores que él integró (también jugó el Mundial Sub 17 de Corea del Sur del 2007, en el que la Tricolor infantil llegó a los octavos de final), le cortó el pelo a más de un compañero, pues desde pequeño aprendió a hacerlo ya que su mamá era estilista.

“En el mundial de Egipto, Esteban Alvarado me pidió que le hiciera unas rayas y se las hice. A Jorge Alejandro Castro le hice un corte, pero unos compañeros me dijeron que se lo hiciera como él quería y que después le pasara la cero, claro, Alejandro se enojó conmigo y así jugó el Mundial y lo hizo muy bien”, añadió.

Esta es la barbería que abrió el exjugador. Foto: Cortesía.

Para Luna, el fútbol no le quedó debiendo nada a pesar de su prematuro retiro, todo lo contrario, asegura que le dio más de lo que pudo imaginar.

“Jugué dos mundiales, fui al Mundial de Alemania (mundial mayor del 2006) con la Sele sub-17 porque nos invitaron y estuve en todos lo continentes, solo en Oceanía no, estoy muy agradecido con el fútbol, con mis papás y con Dios porque gracias a ellos viví cosas muy bonitas siendo tan joven”, expresó.