Sergio Alvarado.10 enero
Guillermo Araya del ICD, explicó los alcances del acuerdo que tomaron con los presidentes de los clubes : John Durán
Guillermo Araya del ICD, explicó los alcances del acuerdo que tomaron con los presidentes de los clubes : John Durán

En América y otras partes del mundo, el narcotráfico y lavado de dinero metió sus manos en el fútbol, ya que ve en el deporte un buen negocio para reportar gastos y usarlo para tapar las matráfulas y chorizos que hacen.

Para evitar que nos agarre el tren, este viernes la Federación Costarricense de Fútbol, la Unafut y los equipos de la segunda división firmaron un acuerdo con el Instituto Costarricense Sobre Drogas (ICD) y el Gobierno de la República.

La idea es que todos los equipos de la primera y segunda división deban cumplir un reglamento y unos requisitos para demostrar que sus finanzas y administración son totalmente claras y con nada afuera de la ley.

“Realizamos la firma de un convenio que nos compromete a cumplir y a buscar una segunda etapa en este tema, en una apertura total para lograr que nuestro fútbol no sea visto ni ensuciado con dineros que provengan de negocios ilícitos”, indicó Rodolfo Villalobos, presidente de la Fedefútbol.

Juan Carlos Retana, presidente del Herediano fue el representante del campeón nacional en la reunión. Fotografía : John Durán
Juan Carlos Retana, presidente del Herediano fue el representante del campeón nacional en la reunión. Fotografía : John Durán

Para que todos estén en sintonía, los presidentes de los equipos estuvieron en una charla este viernes por la mañana con el ICD, la Dirección General de Tributación y el Comité de licencias de la Fedefútbol sobre cómo tener la casa en orden.

A los clubes se les exige transparencia en el manejo de su planilla, declaración de sus ingresos y evitar prácticas como la de pagar en efectivo sus planillas.

“Este convenio lo que trae es la implementación de un modelo y un principio de transparencia que velará en el fútbol costarricense, en el que también se contará con la buena voluntad y la debida diligencia de los equipos. Hay que velar que las inversiones, los patrocinios y el pago a los jugadores sean limpios.

“Desafortunadamente los delincuentes vinculados al crimen organizado buscan en cualquier actividad de tipo económica remunerada en la que hay pagos en efectivo, hay vulnerabilidad de lavado de dinero y completar su objetivo, que es la legitimación de capitales”, indicó Guillermo Araya, director general del ICD.

En la conferencia se consultó de manera directa si al establecer este tipo de medidas le harán al Herediano alguna solicitud en específico, dado los filazos que al club le han estado mandando por sus contrataciones.

Alajuelense fue representando por su presidente Fernando Ocampo. Fotografía : John Durán
Alajuelense fue representando por su presidente Fernando Ocampo. Fotografía : John Durán

"Nosotros siempre vamos a mantener el debido respeto para todos los clubes, igualmente la credibilidad, nosotros no podemos actuar con base en comentarios de calle.

“Herediano, al igual que Alajuela, San Carlos, Santos, Palmares y todos los demás equipos tendrán que cumplir con los debidos requisitos para conseguir la renovación de su licencia, serán los especialistas quienes revisarán que cumplan todo lo que deben”, indicó Villalobos.

Araya, por su parte, no quiso comentar si hay equipos que están investigación por parte del Gobierno o la ICD. Equipos como Limón FC, con tres administradores en el último año, es uno de los que ha estado en el ojo de la polémica.

“Estamos en el ámbito meramente preventivo, en nuestra investidura de unidad de inteligencia financiera no podemos decir si un club ha sido o está siendo investigado o algún miembro del club, en este caso estamos blindando a la Fedefútbol y a sus integrantes y sensibilizar en la idea de no poner en riesgo la imagen del fútbol costarricense, ni la historia de los clubes, ni del país”, dijo el director.

Abrir cuentas
En la reunión se mencionó la intención de equipos como Alajuelense con un plan piloto, Saprissa y Cartaginés de abrir sus cuentas y mostrar la claridad necesaria en el tema de cómo se están manejando sus finanzas.