Redacción .30 junio
Haití está viviendo un sueño futbolístico que lo distrae de su dura realidad. Foto: AP.
Haití está viviendo un sueño futbolístico que lo distrae de su dura realidad. Foto: AP.

El buen rendimiento de la selección de Haití en la Copa Oro 2019 sin duda levantó el ánimo de los habitantes de la pequeña nación caribeña, quienes se conglomeraron en Puerto Príncipe para tirarse el duelo de cuartos de final ante Canadá y la victoria que consiguió su país 3-2.

En el país más pobre de América, donde la inestabilidad política, los desastres naturales y la corrupción de sus gobiernos los han golpeado durante años, la gente se tiró a la calle, pero esta vez no fue por ninguna protesta, sino para celebrar.

Apenas hace tres semanas, las protestas en Haití en contra del presidente Jovenel Moïse, convocadas por la oposición, dejaron varios muertos y la capital del país paralizada.

Este sábado en Puerto Príncipe no llovieron palos ni gases lacrimógenos, ni la polícia tuvo que detener las protestas, porque todos eran parten del mismo sentimiento que genera la selección sensación de la Copa Oro.

Algunas iniciativas generadas por FIFA, han ayudado a que el fútbol crezca en la zona y le ayuda a mejorar el clima social, como destaca una nota del sitio web de ESPN.

“Haití es una isla del Caribe que tiene una población aproximada a 10 millones de habitantes y en su selección solo 17 de 23 futbolistas son profesionales.

Es un país que recibe anualmente 12 millones de dólares por parte del programa FIFA Forward, una iniciativa que surgió en 2016 y apoya a las federaciones que generan menos de cuatro millones de dólares en ganancias al año. La condición es que desarrollen el balompié en todos los niveles: varonil, femenil y juveniles".