Franklin Arroyo.18 febrero

La delantera estadounidense Jennie Lakip demostró en un partido que puede marcar una gran diferencia en el futbol femenino.

Jennie y Romy Lakip con sus hijos Malia y Leo. Fotos: Dimas Escazú
Jennie y Romy Lakip con sus hijos Malia y Leo. Fotos: Dimas Escazú

Ella tiene 30 años, es de Georgia, y participa en una liga profesional por primera vez. Juega con Dimas Escazú.

Esto parece increíble, pero es cierto: contra Saprissa femenino jugó su primer partido en diez años. Antes solo había tocado bola de forma recreativa.

Y aun así despedazó al cuadro morado el 12 de febrero. En los últimos diez minutos anotó dos goles y volvió locas a las defensoras del equipo morado. El juego quedó 4 a 1.

Y dice Jennie que está para más.

¿Qué la trajo a Costa Rica? Pues resulta que estaba lejos del futbol y vivía tranquila junto a su esposo --Romy Lakip-- un exitoso empresario y vieron la Copa del Mundo Francia 2019 en femenino por tele.

Allí le entró el gusanillo a la estadounidense por volver a jugar y habló con una persona (dice que su representante) para que le informara dónde podía jugar, que le diera referencias de un país bonito y con buen nivel. Y le recomendaron Tiquicia.

“Mi agente conoce a Geovanny Vargas (entrenador de Dimas) y él le habla del país, de que hay buenos equipos, buen nivel y que sería un buen país para desarrollarme”. A ella le pareció la idea y por supuesto que Geovanny se la llevó para su equipo.

Jennie se vino con toda la familia, que son su esposo y sus dos hijos --Malia, de 3 años y Leo, de un año--. Solo vino a jugar. Como su marido es dueño de algunos negocios puede trabajar desde la casa.

Jennie podría sacar mucha diferencia en el torneo nacional con Dimas Escazú. Foto: Dimas Escazú.
Jennie podría sacar mucha diferencia en el torneo nacional con Dimas Escazú. Foto: Dimas Escazú.

“La última vez que jugué fue en el 2011, en la Universidad”, cuenta.

Dice que la forma en que se juega aquí es diferente a como se hace en Estados Unidos, pero que se ha adaptado rápido.

“Es divertido. Me he acoplado a la forma de Geovanny y me parece que tiene buen nivel”, afirma.

Pero el nivel de ella puede estar un peldaño arriba del promedio de las de acá y por eso buscará dar el salto para participar en su tierra.

“Tengo nivel para jugar en Estados Unidos, pero es difícil entrar a la Liga Nacional de Futbol Femenino (la liga de USA), creo que revisan el curriculo, pero una de mis metas es jugar allá”.

Adrenalina

El primer pepinazo que le metió a Saprissa fue, por lo tanto, el primero oficial.

“Tenía la adrenalina al máximo. Yo duro como diez minutos para encontrar mi ritmo de juego, luego de eso lo hago bien, pero creo que aún puedo dar más”, comentó.

Dimas Escazú sacó un empate a uno ante Alajuelense y luego goleó 4 a 1 a Saprissa. Fotografía: Prensa Alajuelense
Dimas Escazú sacó un empate a uno ante Alajuelense y luego goleó 4 a 1 a Saprissa. Fotografía: Prensa Alajuelense

“He aprendido mucho desde que estoy aquí (tres semanas) y puedo mejorar en técnica, organización e inteligencia en el juego y tener más nivel”, explicó.

Otra jugadora del equipo, Hilary Corrales, cree que Dimas Escazú está mucho más fuerte hoy que en el torneo pasado.

“Nos reforzamos de una buena manera y estamos para clasificar, tenemos toda la base que hizo gran torneo, actitud y ganas”, mencionó.

Sharon Jiménez, una de las que tiene maś tiempo de estar con el conjunto, también cree que en esta ocasión están bien armadas y van en serio.

“No nos vamos a quedar en la esquina como el torneo pasado”, adelantó.

El próximo partido de Dimas, aun sin confirmar, sería contra Herediano. Recordemos que este fin de semana no hay encuentros porque la Sele juega contra México el 20 y 23 de febrero. El club cuenta con dos seleccionadas Cristel Sandí y Yaniela Arias.