Por: Andrés Mora.   15 febrero
Roverano dirigió su primer juego en el banquillo el miércoles, después de sacar su permiso de trabajo. Foto: Cristian Brenes
Roverano dirigió su primer juego en el banquillo el miércoles, después de sacar su permiso de trabajo. Foto: Cristian Brenes

El técnico del Cartaginés, Gustavo Roverano, está positivo y más bien le lanzó una advertencia a rivales como Guadalupe, UCR y Carmelita para que no se confíen con el tema del descenso ya que en la tabla de posiciones la diferencia es muy corta.

Los brumosos lograron traerse un empate (1-1) la noche de miércoles del estadio Edgardo Baltodano y ese puntito los acerca a los guadalupanos y académicos, que no ganaron sus juegos ante Pérez Zeledón y Grecia, respectivamente.

El cuadro de la Viaje Metrópoli está en la posición 11 de la clasificación acumulada con 27 puntos, el Municipal Liberia es último (20 unidades) y por encima están Guadalupe (30), UCR (32) y Carmelita (33).

"Espero que el equipo se vuelva a reencontrar con su fútbol y el día que eso pase hay muchos jugadores que van a dar de qué hablar", Gustavo Roverano.

No hace mucho en el fútbol nacional hubo un descenso poco creíble, el de Uruguay de Coronado. En el Verano 2016, los lecheros tenían una ventaja de 12 puntos sobre Carmelita, pero se fueron a la Liga de Ascenso ya que perdieron los últimos siete partidos.

"Hoy por hoy la situación de los puntos indica que estamos más cerca nosotros (de Liberia), pero hay que tener en cuenta que hemos descontado un punto a los que están arriba, eso hay que tenerlo en cuenta. Yo no estaría muy tranquilo si estuviera cerca y arriba de Cartaginés porque ellos saben que este grupo de jugadores es importante y en cuanto despierten se les va a complicar también", dijo Roverano.

Para el uruguayo, con solo dos partidos que sumen de tres, habrá otros equipos que empezarán a sufrir.

"Estamos para jugar todavía mejor, yo pretendo que el equipo juegue más. El tema de la ansiedad y el nerviosismo de estar abajo en la tabla, hace que no podamos jugar como quisiéramos, pero por muchos momentos (en Liberia) hemos hecho lo que queremos con la pelota a ras de piso, estoy con mucha confianza de que el equipo se va a ir afianzando más", dijo Gustavo.

"Vamos a llegar a que se nos den los tres puntos, vamos a jugar de local y eso significa tener paciencia también, los partidos no se ganan en 10 minutos, hacerse fuerte de local es muy importante", agregó.

Cartaginés recibirá el domingo en el "Fello" Meza a Carmelita, uno de los rivales que, de vencer, podría meter en problemas.

"Confío en este plantel y grupo de jugadores porque poco a poco va a ir creciendo y el equipo se va a encontrar en muy corto plazo. Hay jugadores que están capacitados para jugar un campeonato, pero el descenso es un nerviosísmo diferente, más de vida o muerte. El hecho de no ganar un campeonato muchas veces no tiene tanta trascendencia como un descenso", dijo convencido el charrúa.