Sergio Alvarado.23 junio, 2019
Luters Fleurilus, trabajador de la distribuidora Puerto Príncipe, y Jackson Vilme, dueño del negocio, le tiene bastante fe a su selección para este lunes. Foto Jeffrey Zamora
Luters Fleurilus, trabajador de la distribuidora Puerto Príncipe, y Jackson Vilme, dueño del negocio, le tiene bastante fe a su selección para este lunes. Foto Jeffrey Zamora

El duelo entre Costa Rica y Haití de este lunes en Nueva Jersey por la Copa Oro ya calienta desde hace días entre los caribeños residentes en nuestro país, quienes le tienen toda la fe del mundo a su selección.

Históricamente el país caribeño no ha sido una potencia en el fútbol y solo cuenta con una participación en un Mundial, el de Alemania 1974; sin embargo, eso no le baja el ánimo y la confianza a los fiebres.

“Haití le va a ganar el lunes a Costa Rica, en este momento es un equipo que juega mejor, creo que lo hará por 2-0”, dijo lleno de confianza Jackson Wilme, un haitiano dueño de la distribuidora Puerto Príncipe, en el puro centro de Chepe, 100 metros al sur del parque de las Garantías Sociales.

Este comerciante vive en Tiquicia desde hace 17 años y en muchas de sus costumbres y maneras de actuar es un costarricense más, afirma ser muy futbolero y aficionado al Deportivo Saprissa, pero cuando se trata de selecciones, Haití está sobre cualquier otra.

El jueves pasado, cuando llegamos a uno de los tres locales que tiene en esa zona, estaba absolutamente seguro que su equipo derrotaría a Nicaragua en la Copa Oro (y sí lo hizo, 2-0) y lleno de confianza nos soltó un “y cuidado que ustedes son los que siguen”.

Si el pronóstico de Jackson se cumpliera, su selección estaría haciendo historia dado que sería la primera vez que ganaría su grupo en el torneo regional, al que solo ha llegado a la segunda ronda en el 2002, 2009, 2015 y esta ocasión.

La distribuidora del haitiano tiene tres locales en las cercanías del parque de las Garantías Sociales y las paradas de Lumaca. Foto: Jeffrey Zamora.
La distribuidora del haitiano tiene tres locales en las cercanías del parque de las Garantías Sociales y las paradas de Lumaca. Foto: Jeffrey Zamora.

“Acá viene la gente antes de los partidos y nos dice que nos van a ganar, uno vacila, son partidos la verdad muy bonitos, cuando viene Haití me gusta a ir al estadio a verlos”, explicó este fiebrazo.

Los caminos de ambas selecciones andan muy cercanos, ya que además de Copa Oro, también comparten grupo en la Copa de Naciones de la Concacaf, en la que jugarán el 10 de octubre en Haití y el 17 de noviembre en Costa Rica.

El negocio de Jackson es un un punto importante para la comunidad haitiana, dado que además de trabajar con algunos de sus paisanos, otros llegan a comprarle al por mayor artículos como papas, plátanos, yucas o chicles para ir a venderlos en la calle de manera ambulante.

Este comerciante afirma que él calcula que la comunidad haitiana en Tiquicia puede superar las cien personas.

Ilusionados

Mientras estábamos en la distribuidora nos dimos cuenta que es un lugar que no descansa por toda la clientela que llega y mientras intentábamos hablar con uno de los empleados, dado que no les cuadran mucho las entrevistas, se llegó uno bien apuntado.

“Tenemos fe en nuestro equipo, yo veo a Costa Rica bien también, vamos a ver, pero yo sí tengo confianza que podemos ganar", nos dijo Luters Fleurilus, quien andaba hasta con la camiseta de Haití bien puesta, de hecho nos dijo que es una de sus prendas favoritas.

“Depende de la hora y el día que sean los partidos, nosotros nos reunimos para ver a Haití, porque todos trabajamos, los que lo hacemos juntos nos queda más fácil, pero siempre se busca hacerlo de alguna manera”, explicó Fleurilurs.

Luters Fleurilus de Haití y Kevin Martínez de Nicaragua, han bromeado bastante en estos días con la Copa Oro. Foto: Jeffrey Zamora
Luters Fleurilus de Haití y Kevin Martínez de Nicaragua, han bromeado bastante en estos días con la Copa Oro. Foto: Jeffrey Zamora

La Copa Oro es un tema que se ha vivido con mucha intensidad en esos locales, porque incluso hay un empleado nicaragüense, o sea, en el local tenían representación de tres de los cuatro equipos del grupo B, solo les faltó Bermudas.

“Creo que en el grupo Costa Rica tiene para ser primero, porque es un equipo un poco más fuerte, pero Haití puede ganar, así es el fútbol”, destacó este fiebrazo, quien afirma también sentir mucho cariño por la Sele.

Luters incluso tiene una anécdota bastante chistosa que explica por qué se hizo manudo cuando llegó al país hace 15 años.

"Cuando yo llegué acá, en el 2004, no conocía a los equipos costarricenses y creo que se jugaba una final entre la Liga y Saprissa, ese día yo andaba en la calle y en eso vi un grupo de gente que se vino corriendo detrás mío y no sabía quiénes eran.

“Yo tenía una jacket roja, pero no relacioné nada y por dicha no me alcanzaron y pude llegar a mi casa, ya luego me contaron que se trataba de la Ultra, seguro pensaron que era liguista, entonces desde ese momento dije: ‘ok, entonces me hago liguista’”, recordó entre risas.

Pulseadores
La selección de Haití pulsea que sus resultados en Copa de Oro le ayuden a ascender en el ránking de la FIFA. Según el último registro, publicado el 14 de junio, ocupa el puesto 101. La mejor ubicación que ha logrado en su historia fue en noviembre del 2013 cuando alcanzó el sitio 38.