Eduardo Vega.17 octubre

Las muchachas del Club Sport Herediano comenzaron con el pie derecho la cuadrangular final por el título nacional del fútbol femenino al vencer 2-1 a la Liga Deportiva Alajuelense.

Las manudas cerraron el primer tiempo ganando 1-0; sin embargo, en el segundo capítulo las leonas se perdieron entre la presión de las tigresas y eso les costó dos goles y la derrota.

Cristin Granados de Herediano se faja duro por la pecosa con Valery Sandoval de Alajuelense. Foto John Durán.
Cristin Granados de Herediano se faja duro por la pecosa con Valery Sandoval de Alajuelense. Foto John Durán.

El partido se lo gana limpio el técnico Bernal Castillo, quien tiene ya muchos meses de dirigir a las heredianas, a un recién llegado Wíllmer “el Pato” López. Quedó en evidencia que Castillo no se desconcentra ante la adversidad y con un replanteo para la segunda parte, logró un muy sonado triunfo.

Manudas pegaron primero

Un gol de camerino le alivió todo el primer tiempo a las rojinegras. A los nueve minutos Vivian Chinchilla recogió la pecosa en las afueras del área grande herediana, por el sector izquierdo, y centró, con cabeza María Paula Salasa a la zona roja de peligro, la portera Priscilla Tapia no pudo desviar con potencia y con el pie la recién llegada de Islandia, Gabriela Guillén, logró empujar la pecosa para el 1-0.

Gabriela Guillén (número 3), llegó con la pólvora caliente de Islandia, anotó en su segundo partido consecutivo. Foto John Durán.
Gabriela Guillén (número 3), llegó con la pólvora caliente de Islandia, anotó en su segundo partido consecutivo. Foto John Durán.

Las manudas, dirigidas desde hace tres partidos por el Pato López, no se complicaron en el resto del primer tiempo, mantuvieron una presión en media cancha y le metieron buena marca a Gloriana Villalobos, una de las creativas florenses.

Las tigresas del Herediano buscaron por todos los sectores una grieta para anotarle a la portera Yalitza Sánchez, pero cuando Cristin Granados llegaba con balón dominado, Wendy Acosta no acompañaba y cuando Acosta era la que se adueñaba de la redonda, Michele Montero estaba marcada.

Gloriana Villalobos anotó el gol del triunfo de las heredianas. Foto John Durán.
Gloriana Villalobos anotó el gol del triunfo de las heredianas. Foto John Durán.

Las florenses Marianela Alfaro y Mariana Benavides se empuncharon duro por ganar el medio campo y a partir de ahí generar peligro; sin embargo, se topaban con una pared manuda que no les permitió llegar libres y con ventaja.

Más bien, la Liga pudo haber aumentado la cuenta. A los 23 minutos Raquel Rodríguez, en el centro del área grande, botó un bomboncito que le mandó desde la derecha, después de una excelente carrera, Priscilla Chinchilla.

Como todo partido del fútbol femenino, hubo entrega y coraje. La Liga tuvo para matar con dos o tres goles en el primer tiempo, pero falló. Foto John Durán.
Como todo partido del fútbol femenino, hubo entrega y coraje. La Liga tuvo para matar con dos o tres goles en el primer tiempo, pero falló. Foto John Durán.

A los 32 minutos Guillén probó suerte de larga distancia y la pegó en el palo y a los 42 minutos otra vez el palo le dijo que no, en esta ocasión a Lixy Rodríguez.

Llegó el descanso con las heredianas llenas de coraje, pero con pocas ideas y las manudas sosteniendo con orden y concentración.

Remontada

En el segundo tiempo las heredianas salieron como un miura en busca del partido. La conexión de Gloriana Villalobos con el resto de sus compañeras fue excelente y, ahora sí, con aplicación en ofensiva, el gol les llegó como recompensa por hacer mejor las cosas.

A los 64 minutos cayó el 1-1. Mariana Benavides, fuera del área, por el sector izquierdo, se animó a rematar fuerte y alto, la pecosa se fue a estrellar con el horizontal y el rebote lo aprovechó Cristin Granados para rematar fuerte y al centro, dejando vencida a la portera Sánchez.

Cristin Granados le dio la tranquilidad a las tigresas cuando anotó el 1-1, ocho minutos después llegó el 2-1 definitivo. Foto John Durán.
Cristin Granados le dio la tranquilidad a las tigresas cuando anotó el 1-1, ocho minutos después llegó el 2-1 definitivo. Foto John Durán.

Ocho minutos después, a los 72, llegó el 2-1, un poema de gol.

Nació con una jugada arrecostada por la derecha, en las barbas del área grande, Gloriana observó como Diana Sáenz se le metía en el área y le sirvió perfecto. Diana buscó meterse desde la derecha al área pequeña, pero prefirió devolvérsela a Gloriana quien venció a la portera Sánchez y la defensa Valery Sandoval.

El partido finalizó con Raquel Rodríguez, de Alajuelense, y Daniela Coto, del Team, como protagonistas, porque ambas pegaron un balón en el palo que pudo haberle cambiado la historia al partido. En el caso de Rodríguez, de forma inexplicable, en el corazón del área grande, sin portera, la pegó en el posteo derecho, habría sido el rescate de un punto.

Lo que está claro es que está cuadrangular será de dientes apretados. Este domingo jugarán Saprissa y Sporting a las 11 a.m. en el Cuty Monge para completar la primera fecha.