Sergio Alvarado.3 abril
Jimmy Marín abrió el camino del triunfo florense. Fotografía José Cordero
Jimmy Marín abrió el camino del triunfo florense. Fotografía José Cordero

Al igual que tantos otros equipos del torneo nacional, la ofensiva del Herediano aprovechó las inmensas facilidades de una defensa saprissista que tiene la misma solidez que la de un paté e hizo su negocio para llevarse tres valiosos puntos.

En el juego florense destacaron los “papás” de las dos anotaciones rojiamarillas, Jimmy Marín y Randall Azofeifa, dos volantes de cuna morada que hicieron leña del árbol caído.

Otros dos que dejaron mareados a los rojiamarillos fueron Luis Díaz y Verny Burke, quienes hicieron las jugadas de los goles y se hicieron bailados a Michael Barrantes y a Ricardo Blanco, respectivamente, para asfaltar el camino del triunfo.

“El triunfo de hoy es superimportante, hicimos un esfuerzo realmente grande para ganar. Veníamos de un momento duro y creo que seguimos en la lucha por meternos en la clasificación, cada vez estamos más cerca, nos propusimos una meta hoy y el resultado se dio como queríamos”, indicó Azofeifa a Tigo Sports en declaraciones al final del juego.

Los florenses se metieron de lleno en la pelea por el cuarto lugar del campeonato en un cierre similar al del torneo anterior en el que vinieron desde atrás, se metieron a semifinales y se terminaron llevando el título.

“Todos los partidos tienen historias aparte y se tejen de manera diferente que tiene que ver con muchas cosas, por lo que si perdiste antes, un día como hoy tenías que salir a ganar sí o sí, acá entendemos que nuestro ADN es ganar siempre, había que pasar la página de manera rápida”, indicó Azofeifa.

A veces tenés traspiés y obstáculos que tienes que ir eliminando rápido, el triunfo te da la fuerza anímica para seguir adelante", Randall Azofeifa.