Por: Sergio Alvarado.   15 noviembre
Hernán Medford, Evaristo Coronado y Jeaustin Campos estuvieron cerca en la llegada de Vergara. Archivo

Para nadie es un secreto que el mexicano Jorge Vergara fue el salvador del club morado, quien llegó a salvar la tanda cuando al Monstruo ya no le daba más la cuerda en lo económico. Fue ahí cuando llegó Hernán Medford con la solución.

Por casi seis meses un grupo compuesto por Hernán Medford, Jeaustin Campos, Manuel Muñoz, quien era el jefe de prensa de Saprissa y Jorge Alarcón pulsearon que el azteca se metiera en el club para salvarlos de la quiebra.

Medford, hoy técnico del Cartaginés, fue figura clave en ese momento y comentó a La Teja que don Jorge llegó porque ningún empresario costarricense les dio bola para hacer frente a las deudas que tenía el club.

“Es el responsable que el equipo no desapareciera, es una noticia muy triste, los saprissistas deben agradecerle de por vida su aporte porque respetando todas las otras épocas, creo que forjó la mejor época del Saprissa”, indicó.

Medford se enteró de la noticia por los medios de comunicación y diversos periodistas que lo llamaron este viernes para saber que sentía por la muerte de quien le dio su primera oportunidad como entrenador.

"Yo creo que sin Vergara muy difícilmente el equipo se hubiera sostenido, fue un trabajo de cinco o seis meses para poderlo convencer y al final lo logramos, la situación era muy caótica.

“Hay gente que no aprecia o entiende lo que pasó porque no sabía lo que estaba pasando, para uno que estaba adentro la situación era de uno o dos meses más y yo creo que no se podía seguir”, explicó Hernán.

Medford, quien estaba recién retirado, recordó que a inicios del 2003 tuvo las últimas reuniones con el mexicano hasta que el 23 de febrero se dio a conocer de manera oficial que el grupo Omnilife, propiedad de Vergara, había adquirido el 51% de las acciones en poco más de cuatro millones de dólares (más de tres mil millones de colones al tipo de cambio actual).

"El primer título que Vergara ganó en el fútbol fue con Saprissa y él fue muy contento a subir a un podio internacional con el tercer lugar en el Mundial de Clubes, él disfrutó mucho eso y los campeonatos ganados.

“Los saprissistas deben estar muy agradecidos con él, uno en esta vida debe ser agradecido, yo que estaba muy cerca de la crisis de Saprissa sabía lo que estaba pasando y sin él todo hubiera sido muy difícil, además, él al final dijo: ‘si yo vendo el equipo, se lo vendo a ticos’ y así lo hizo”, indicó Hernán.