Sergio Alvarado.4 mayo
Aunque pudieron compartir muy poco, Astrid se siente muy orgullosa del legado que su papá dejó en el fútbol Foto: Rafael Pacheco
Aunque pudieron compartir muy poco, Astrid se siente muy orgullosa del legado que su papá dejó en el fútbol Foto: Rafael Pacheco

A la joven Astrid Daniela Morgan Villavicencio se le llenó el corazón de orgullo, el martes pasado, cuando escuchó decir a Keylor Navas que su ídolo de chiquillo era su papá, Léster Morgan.

No es la primera vez que la muchacha de 18 años y su mamá, Ana Luisa Villavicencio, oyen al guardameta del PSG decirle halagos a su colega fallecido en el 2002, pero esta ocasión fue diferente para ellas, tal vez porque fue en la semana que el exarquero del Herediano hubiera cumplido años.

Este sábado 2 de mayo, Morgan habría completado 44 calendarios, un día lleno de recuerdos que suele ser muy especial en la casa de estas mujeres oriundas de Agua Caliente de Cartago, ocasión en la que abrieron las puertas de su casa para conversar con La Teja.

El recuerdo por Léster ellas lo guardan con mucho cariño, por lo que hasta les gustaría darle las gracias personalmente al generaleño por tener siempre presente al meta guanacasteco.

Y es que Navas compartió el martes con varios aficionados por medio de una transmisión en vivo del perfil de Facebook de Movistar Costa Rica.

Durante la conversación, Navas reconoció que admiró mucho Morgan.

“Siempre admiré a Léster Morgan, un portero de Herediano que murió, yo en mi inocencia de joven cuando pasó todo eso dije: ‘Bueno, Léster se murió pero me dejó el poder para atajar’”, comentó. En ese momento el portero del PSG tenía 15 años.

Ana Luisa, expareja de Morgan, ve muchas similitudes con Keylor Navas en los reflejos y la técnica como arqueros . Fotografía: PSG
Ana Luisa, expareja de Morgan, ve muchas similitudes con Keylor Navas en los reflejos y la técnica como arqueros . Fotografía: PSG

“Quisiera decirle a Keylor que muchas gracias por siempre recordarlo y mantenerlo presente, que lo felicito de manera sincera porque todo lo que ha conseguido.

“Me encantaría conocerlo en persona para agradecérselo cara a cara y que sepa que la familia de Léster le está muy agradecida”, comentó Astrid Daniela.

Esta estudiante de Agronomía en la Universidad de Costa Rica afirma hasta sentir escalofríos cuando oye al ganador de tres Champions League con el Real Madrid mencionar a su papá como lo hace.

"Me siento muy feliz y orgullosa que él sienta tanta admiración por mi papá, a quien veía como un ídolo, ver que ha logrado llegar tan lejos inspirándose en él me da mucho orgullo”, comentó.

Ellas nunca han intentado buscar al arquero, pero siempre han tenido la curiosidad de hacerlo, tienen claro que es difícil, pero ahora que el meta está en el país creen que el encuentro se podría dar.

En esta foto, Morgan se despidió de Astrid de solo nueve meses, cuando el arquero se marchó al mundial de Coreja Japón 2002. Foto: Rafael Pacheco
En esta foto, Morgan se despidió de Astrid de solo nueve meses, cuando el arquero se marchó al mundial de Coreja Japón 2002. Foto: Rafael Pacheco

La muchacha tiene muy claro que no solamente Keylor sentía mucha admiración por su padre, muchas personas, generalmente de 30 años para arriba, suelen hablarle de las grandes cualidades que mostraba su papá bajo los tres palos.

Algunos hasta le sacan el parecido físico cuando ven su apellido y le preguntan si es hija de Léster.

“Ayyy como te parecés a tu papá, o me preguntan de donde es el Morgan, es lo que me dicen algunos”.

Buen papá

Doña Ana Luisa tuvo una relación con Morgan entre 1998 y al 2002, lo conoció cuando trabajó en el aeropuerto Juan Santamaría en la aerolínea Taca, fueron novios y tuvieron a Astrid Daniela el 19 de agosto del 2001.

Cuando Léster falleció, Daniela tenía apenas un año y tres meses, pero Ana Luisa es clara que en ese tiempo el portero fue siempre un papá responsable que estaba al tanto de su pequeña.

“Iba la selección nacional para Honduras a jugar un partido amistoso, nos conocimos y empezamos una relación, fuimos pareja, aunque no vivimos juntos, estaba en planes de matrimonio, yo tuve anillo de compromiso y yo decía que nos casábamos a mediados del año siguiente al que falleció”, explicó Ana.

Astrid Daniela y su mamá, Ana Luisa, guardan un recuerdo muy bonito de la vida de Léster Morgan. Foto: Rafael Pacheco
Astrid Daniela y su mamá, Ana Luisa, guardan un recuerdo muy bonito de la vida de Léster Morgan. Foto: Rafael Pacheco

Más allá de cualquier cosa que se diga del guardameta oriundo de Villarreal, Santa Cruz en Guanacaste, ella lo recuerda como una persona muy bondadosa.

“No le negaba un saludo a nadie, era muy simpático, cuando venía a mi casa los vecinitos, que hoy en día son adultos, traían bolas, camisetas, guantes para que él los firmara. A veces me los encuentro y me dicen que todavía tienen esas cosas firmadas como recuerdo”, destacó.

Ana Luisa y Astrid tienen una buena relación con la familia de Léster, por lo que su hija ha podido relacionarse con sus abuelos y tíos guanacastecos y hasta con dos de sus hermanas, hijas que tuvo Morgan de otras relaciones.

A ellas nunca les ha faltado nada porque doña Ana es profesional y trabaja como encargada de recursos humanos en una empresa distribuidora de alimentos. La relación que tuvo con el meta afirma que nunca estuvo basada en dinero o nada por el estilo.

La sonrisa de Astrid es el vivo recuerdo de su papá, Léster Morgan. Foto: Rafael Pacheco
La sonrisa de Astrid es el vivo recuerdo de su papá, Léster Morgan. Foto: Rafael Pacheco

Villavicencio incluso recordó una anécdota de una vez que acompañó a Morgan a Pérez Zeledón a un partido en la que él se relacionó con un niño que estaba de juntabolas y le dijo que era su ídolo y que quería ser un portero como él.

“No sé si era Keylor, no lo podría confirmar porque era solo un niño, recuerdo que se le acercó a Léster porque le tenía que tirar la bola, vi que él le hizo un cariño en la cabeza, entonces después le pregunté qué le dijo ese niño"

"Léster me respondió: ‘dice que cuando sea grande quiere ser portero como yo', entonces yo le dije ’vas a ver papillo que cuando crezcas vas a ser muy grande, solo esfuércese ",

Ana Luisa dice que se le eriza la piel cuando recuerda eso, cosa que le gustaría preguntarle a Keylor si tuvieran la oportunidad de conocerlo para ver si al rato se trataba de él o no, quien quita un quite.