Luis Quirós.3 febrero, 2020

La nave tricolor femenina tuvo anoche seis problemas en Houston, donde jugó contra Estados Unidos.

Pensando en las semifinales que podrían llevar a la Sele femenina a los Juegos Olímpicos de Tokio, la seleccionadora nacional, Amelia Valverde, hizo ocho cambios para la mejenga; sin embargo, el resultado fue el de siempre, las gringas ganaron en el estadio BBVA Compass de Houston.

Y es que las ticas se han enfrentado en 16 ocasiones contra las del norte y todas las veces perdieron, con un total de 87 goles en contra y solo dos a favor.

Christen Press, de espaldas, celebra una de sus dos anotaciones contra Costa Rica este lunes. AP
Christen Press, de espaldas, celebra una de sus dos anotaciones contra Costa Rica este lunes. AP

Figuras de la talla de Raquel Rodríguez, Shirley Cruz y Noelia Bermúdez tuvieron descanso este lunes, esperando a Canadá o México en la siguiente ronda, donde se definirá si vamos o no Tokio con el cuadro femenino.

Sabiendo la calidad de rival que tenía enfrente, Costa Rica mostró un bloque con sus líneas muy juntas, para tratar de no ser golpeadas por las campeonas mundiales, pero no funcionó porque a los cuatro minutos ya las gringas ganaban 1-0.

Christen Press llegó al área nacional y luego de sacar a sus marcadoras, ejecutó un excelente disparo de pierna izquierda, para acomodar el balón en el ángulo de mano derecha de la guardameta nacional Priscilla Tapia.

Y la historia de goles tendría otro capítulo al minuto 10, Carli Lloyd filtró entre nuestras centrales un gran servicio para su compañera Lindsay Horan, que solo tocó a un costado de Tapia para el 2-0.

Gloriana Villalobos se fajó duro para sacarle la pelota a Samantha Mewis. AP
Gloriana Villalobos se fajó duro para sacarle la pelota a Samantha Mewis. AP

La diferencia es total en todos los sentidos: ritmo, juego colectivo, biotipos y más. Un juego que prácticamente estaba perdido desde el día en que se realizó el sorteo de este certamen preolímpico.

Aunque las estadounidenses podían jugar a media máquina, porque al igual que las ticas ya estaban en semis, entraron a jugar como si fuera el último chance de clasificar. Vieron herida a su presa y fueron a aniquilarla totalmente.

Las anfitrionas se daban el lujo de pasar la chocobola de un lado otro haciendo correr en exceso a las nuestras, generando un desgaste fuerte en las ticas.

Aún con las locales manejando el duelo, la angustia de que el marcador aumentara rápidamente se detuvo después del minuto 10, porque las nuestras con todo el corazón y las pilas puestas lograron defenderse mejor.

Otro aspecto que ayudó es que el deseo desesperado de Estados Unidos por golear las llevó a no tener calma en las siguientes llegadas después del 2-0.

Fabiola Sanchez llegó con todo y evitó que la gringa Jessica McDonald se quedara con la pecosa. AP
Fabiola Sanchez llegó con todo y evitó que la gringa Jessica McDonald se quedara con la pecosa. AP

Esto duró hasta el minuto 36, cuando Christen Press sumó doblete. La anotadora del primer gol arrancó por la izquierda, dejando atrás a María Coto para soltar un leñazo de pierna derecha para el 3-0. Por cierto, golazo.

Así terminó el primer tiempo para que las nuestras pudieran respirar un poco.

Tratando de darle un poco más de seguridad en la marca a la Sele, Valverde envió al terreno de juego a Gabriela Guillén, esto para acomodar una jugadora más en el bloque defensivo.

El inicio del segundo tiempo demostró que la historia sería igual a los primeros 45 minutos, dominio total estadounidense, que tenía a su favor el 69% de la posesión del balón.

A las nacionales hay que aplaudirlas que nunca perdieron el deseo de llegar al área enemiga, algo que lograron al minuto 10 de la complementaria.

Julie Ertz (8) de Estados Unidos, aprovechando su altura, logró ganar este balón en zona defensiva tica, pero para nuestra fortuna no terminó en gol. AP
Julie Ertz (8) de Estados Unidos, aprovechando su altura, logró ganar este balón en zona defensiva tica, pero para nuestra fortuna no terminó en gol. AP

Y con el ritmo gringo a placer, al minuto 62 un cobro de tiro libre de Christian Press fue pescado en el área tica por Samantha Mewis para tocar de pierna derecha y sentenciar el 4-0.

De nuevo Valverde movió el banco y mandó a Mariana Benavides a la cancha para que apoyara con su trabajo en la media a sus compañeras de ese sector.

Pero no ayudó mucho porque, al minuto 77, una corrida por la izquierda de las gringas terminó con un servicio a la boca del marco de Tapia, apareciendo en el segundo palo Jessica McDonald, quien solo tocó la redonda para sumar la manita de goles.

Luego, al 83′, llegó la media docena, con una anotación fantasma en un cabezazo de Mewis ya que la imagen de la televisión mostró claramente que el balón nunca ingresó en su totalidad.

La Sele quedó lista para jugar este viernes 7 de febrero la semifinal contra Canadá o México y para llegar a Tokio deberá salir vencedora en ese duelo, porque de lo contrario verá los juegos por tele. La rival la conocerá este martes.