AFP .12 enero
Los trabajadores del estadio y el árbitro esperaban a qué se resolviera la situación para iniciar el partido. Foto: Tuttosport
Los trabajadores del estadio y el árbitro esperaban a qué se resolviera la situación para iniciar el partido. Foto: Tuttosport

El inicio de la mejenga que enfrentaba al Hellas Verona y el Génova, por la jornada 19 de la Serie A de Italia, tuvo que retrasarse 15 minutos por una razón que ha dado mucho de qué hablar en ese país.

Resulta que líneas que delimitan las dos áreas de la cancha estaban más torcidas que el rabo de un chancho, así que tocó trazarlas rectas, según informaron este domingo los medios italianos.

Según el diario deportivo Tuttosport, “las línea de las dos áreas se trazaron de manera no-reglamentaria, es decir, torcidas”.

La situación fue detectada antes que arrancara el partido por los árbitros del partido que le fueron a comunicar a los responsables del Hellas Verona, equipo local, sobre lo que encontraron.

“El árbitro Maurizio Mariani y el responsable arbitral Nicola Rizzoli comprobaron el terreno y se dieron cuenta del problema. Pidieron a los responsables del estadio repintar las líneas blancas”, indicó el medio.

La línea está claramente torcida, una situación antirreglamentaria según FIFA. Foto: Tuttosport
La línea está claramente torcida, una situación antirreglamentaria según FIFA. Foto: Tuttosport

El encuentro, previsto inicialmente para las 11:15 a. m., hora tica, en el estadio Marco Antonio Bentegodi comenzó finalmente un cuarto de hora después.

Como era lógico, la situación le dio paso a la chota adentro y afuera de Italia, ya que muchos se cuestionan cómo puede pasar algo así en un fútbol de primer mundo como la Serie A, ubicada como la tercera mejor liga del mundo según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol.

Al final, la pelada no afectó al Hellas que salió victorioso en casa 2-1 ante el Génova.