Sergio Alvarado.15 abril
Jonathan McDonald es goleador histórico de Alajuelense en clásicos con 17 pepinos. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense
Jonathan McDonald es goleador histórico de Alajuelense en clásicos con 17 pepinos. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense

Jonathan McDonald ha tenido diversos compañeros en Alajuelense desde que llegó a la institución en el 2010, muchos con los que ha mostrado buena química que se convirtió en goles.

A pesar de tantos nombre, el atacante reveló este martes en una entrevista en una transmisión en vivo desde el Instagram de Alajuelense, que hay un exjugador manudo con el que siempre soñó jugar en el club, el eslovaco Josef Miso.

A Bigmac le estaban hablando sobre un partido benéfico que organizarán cuando pase la pandemia entre leyendas erizas contra el plantel actual y pidió de manera puntual que por favor lo pusieran en el mismo equipo que el europeo.

“Muy buena la iniciativa de hacer este evento para colaborar, aunque ojo, solo juego si me ponen a Miso como compañero”, dijo entre risas.

"Entre más hagamos caso, más rápido podremos levantarnos como país y tener el fútbol de vuelta, esa sensación de volver a vivir el estadio en vivo y a todo color, poder celebrar entre familia manuda.

McDonald recordó que cuando estuvo en el Herediano a inicios de su carrera, pudo compartir con el eslovaco en el Team, pero no es lo mismo, que estar jugando juntos en el equipo de sus amores porque tiene muy grabado cuando era chiquillo y veía a Josef desde las gradas del Morera.

Miso es uno de los ídolos más queridos por los alajuelenses. Foto Rafael Murillo
Miso es uno de los ídolos más queridos por los alajuelenses. Foto Rafael Murillo

"Yo creo que fue que, tal vez en su momento, como venía llegando al país y por su personalidad o forma de ser era más reservado y ahora está viviendo lo que le hubiera encantado disfrutar antes.

“Las cosas como jugador y exjugador se viven de manera diferente , es otra sensación, hay que verlo al hombre en el estadio, se le nota más estresado ahora que cuando jugaba”, comentó.

Miso jugó en la Liga de 1995 al 2003 y se convirtió en uno de los jugadores más queridos de aquella época, uno de los futbolistas por los que el Bigmac reconoció iba al estadio.