Luis Quirós.20 diciembre, 2019

José Giacone, a principio del torneo Apertura, esperaba conseguir estar en una nueva final nacional con los Guerreros del Sur, pero las vueltas de la redonda le cumplieron el sueño aunque con la chema del Team.

Dos años después de ganarle una final al equipo que dirige actualmente, precisamente con PZ, tiene el chance de llevar a los florenses al título nacional.

Giacone asegura que la tarea será dura, pero confía en su capacidad como técnico y en la de sus pupilos.

“Hemos trabajado para ser campeones y revisamos a fondo todos los detalles, solo vamos a pensar en salir a ganar y celebrar con nuestra afición, en un partido que será sumamente duro”, expresó el técnico rojiamarillo.

José Giacone en su partido 292 como DT de la primera división, espera celebrar su segundo título nacional. Fotografía José Cordero
José Giacone en su partido 292 como DT de la primera división, espera celebrar su segundo título nacional. Fotografía José Cordero

-¿Cómo vive su segunda final?

Trato de no dejar detalles sin fijarme. Me fijo mucho en el trabajo, en los detalles y no ver la trascendencia que le dan los medios a la final. No me pongo a pensar en lo que puedo lograr individualmente, hay una independencia de cada uno para lograr un objetivo. Yo trato de darles las armas a los jugadores para que lleguen convencidos a afrontar esta final. Tratamos de abordar todas las situaciones.

-¿Cómo lo vive su familia?

Mi trabajo lo vengo haciendo hace años, en mi casa me conocen. Saben que me levanto a cualquier hora con un café y mi computadora a ver partidos. Hay una comprensión en cuanto a que ese es mi trabajo y no tengo horarios, el tema del entrenador es un veinticuatro siete. Uno tarda más planeando los entrenamientos que las dos horas que está en la cancha.

-¿Cuál sería el partido ideal para el Herediano?

Lograr el resultado que nos sirve, ganar o empatar. ¿Cómo?, no lo puedo decir. Lo dije anteriormente, nos vamos conociendo y nos queremos sacar ventaja de detalles. Es difícil sorprender, igualmente cada uno va a buscar sorprender al otro. Máxime que hay una motivación a tope de parte de los dos equipos. Los jugadores están muy compenetrados, no es un ambiente que nos va a agarrar despistados o nos va a sorprender y confiamos en nuestras posibilidades.

-¿Es agüizotero?

Lo que hago siempre es llamar media hora antes del juego, cuando los jugadores salen a calentar, a mi papá y a mi mamá.

-¿Y los penalitos qué?

En realidad sí los trabajamos, porque un equipo grande como el Herediano nunca deja al azar, nosotros debemos hacer énfasis en todos los aspectos, porque uno solo que no cubramos es menospreciarlo y eso aquí no se piensa.