Andrés Mora.1 agosto, 2018
El volante está deseando volver a las canchas pero no quiere lesionarse por hacer más de lo que debe. Fotografía: Prensa Alajuelense
El volante está deseando volver a las canchas pero no quiere lesionarse por hacer más de lo que debe. Fotografía: Prensa Alajuelense

Sí alguien sabe de presiones por no ser campeón es José Miguel Cubero, quien pasó alrededor de seis años intentando alzar la copa de campeón hasta que lo logró en el torneo de Verano 2012 con los rojiamarillos, por eso ahora intentará cortar también la sequía manuda.

El Team pasó 19 años sin celebrar, la Liga lleva poco comparado con eso, pero ya cinco años pesan para una afición tan exigente como la manuda, por lo que a muchos la ansiada 30 les hace mucha falta.

“Me pasó cuando estuve en Herediano que lo intentábamos varias veces y no pasaba. Ahora estamos corrigiendo los pequeños detalles, por lo que este campeonato tiene que ser de nosotros”, comentó Cubero, quien ahora es ficha manuda hasta diciembre del 2020.

“No me puedo ir de Alajuelense hasta no salir campeón, esa es mi consigna y no solo un campeonato, sino todos los que podamos”, agregó.

José Miguel acaba de salir de una lesión muscular que lo afectó durante la pretemporada, pero ya tiene el alta médica y trabaja con el resto de compañeros con la idea de empezar a patear la pecosa lo antes posible.

“Falta trabajar la parte física, técnica y táctica, la cual voy a tratar de acelerar lo más que pueda, porque no puedo tener una recarga muscular o en alguna articulación. Lo más importante es que ya estoy aquí, pidiéndole mucha ayuda a Dios para que no vengan más lesiones y así aportar a la Institución”, comentó en conferencia de prensa.

Aunque está ansioso por saltar de nuevo a la cancha no quiere correr riesgos por lo que acatará todas las indicaciones del cuerpo médico.

“La ansiedad lleva a cometer errores como lo que me pasó durante la pretemporada, que quise volver antes y eso costó que me quedara dos meses fuera de competición. La mentalidad es muy fuerte y me propuse que el día que vuelva, lo haré con el mejor rendimiento, pero conforme pasen los partidos iré tomando más ritmo. No es la primera lesión que he tenido, he tenido otras más graves y esta no necesitó de una operación, ya que fue una inflamación producto de empezar antes de tiempo. Tengo recorrido en esto y sé que solo tengo que ir manejándolo en la parte mental y con el día a día"; dijo.