Sergio Alvarado.4 febrero
Wálter Centeno y Juan Carlos Rojas estrecharon un apretón de manos que muchos pensaron era difícil de llegar a ver. Foto: Rafael Pacheco
Wálter Centeno y Juan Carlos Rojas estrecharon un apretón de manos que muchos pensaron era difícil de llegar a ver. Foto: Rafael Pacheco

Cuando el rancho morado estaba ardiendo, los reclamos de la afición eran cosa de todos los días, las redes sociales estallaban con el grito de “fuera Vladimir” que se escuchaba en todos los rincones de la Cueva y los dardos iban hacia el presidente tibaseño Juan Carlos Rojas, fue entonces cuando utilizó la carta de Wálter Centeno para calmar las aguas.

Los fiebres morados estaban chivas porque no lo escuchaban y entre algunos se promovía la idea de no ir al estadio hasta no ver cambios y golpearle en el bolsillo a la dirigencia, todo ese mal ambiente que rodeaba se alivió en gran medida al sacar a Vladi y traer a Paté.

Este lunes el ánimo ya era otro, de ilusión, esperanza y orgullo por ver a uno de sus grandes ídolos en el banquillo morado, situación que le sirvió a Rojas para guindarse en ese tren y no tener que profundizar en otros detalles que no quiso explicar, cómo por ejemplo, ¿por qué se fue Quesada del banquillo?

"Yo creo que eso son temas (deseo de la afición), llamémoslo así, adicionales. La decisión es porque hay una convicción absoluta de qué Wálter Centeno como entrenador va a traernos un extra para contar con un fútbol arrollador y mejor de lo que tenemos, todo el tema adicional de la afición en buena hora.

“Por supuesto que a uno le gusta que la afición esté contenta, pero si es pura forma y no hay fondo no sería una decisión correcta. No todas las decisiones serán populares con la afición, hay unas duras, pero que creemos correctas y a veces se conjugan las dos cosas como en este caso, que también lo respalda la afición”, explicó Rojas.

¿Y qué pasó con Vladimir? El presidente morado no quiso reconocer la contradicción en su discurso, en el que la semana pasada indicó que en Saprissa no toman decisiones a la ligera, por lo que llevaban tres años sin despedir a un entrenador.

A pesar que la noticia del despido del técnico se dio este domingo, La Teja sabe que la decisión se tomó desde el viernes, día en el que hablaron con Centeno, por lo que daba lo mismo lo que hiciera Vladimir en San Carlos. Otro detalle en el que el presidente morado se acomodó.

“El factor que más pesa es la oportunidad de traer a Saprissa a Wálter Centeno en un momento idóneo de Wálter en su carrera y lo está demostrando con Grecia. Esta oportunidad es como cuando a veces uno no necesariamente tenía planeado un fichaje y se presenta la oportunidad. Así lo tomamos como oportunidad de mejora”, dijo Rojas.

14 meses duró Vladimir a cargo del Saprissa

Generalmente cuando un equipo hace un fichaje imprevisto por una oportunidad que se le presenta no tiene que despedir a nadie de un puesto, lo que si debía pasar con Quesada. Al final el presidente hizo lo que su afición le pedía, aunque fuera contradictorio con el discurso que manejaba.

La situación entre la afición y Vladimir Quesada era insostenible, el clamor popular de su salida era muy grande. Foto: Rafael Pacheco
La situación entre la afición y Vladimir Quesada era insostenible, el clamor popular de su salida era muy grande. Foto: Rafael Pacheco