Deportes

Jugadora manuda Marilenis Oporta lleva en la piel su primera copa

Futbolista está muy feliz con el título de las leonas y por eso se tatuó el trofeo

Marilenis Oporta, jugadora de Alajuelense que se tatuó la copa. Cortesía.

La volante de Alajuelense Marilenis Oporta tiene motivos de sobra para seguir celebrando el título que alcanzó con las leonas el pasado 5 de junio, ya que decidió plasmar en su piel este logro deportivo.

Este es el primer título que Oporta obtiene como futbolista y por eso no lo pensó dos veces para hacerse un tatuaje, como una forma de agradecer todo lo logrado con las rojinegras.

La jugadora, de 22 años, contó que estaba muy ilusionada de quedar campeona con las liguistas, por lo que conforme se acercaba la final, el tatuaje fue tomando forma.

“Estaba ilusionada por conseguir mi primer campeonato y estuve hablando con unas amigas y con mi pareja, por lo que les comenté que si quedábamos campeonas me iba a tatuar. Tengo diez tatuajes y todos tienen un significado en mi vida y luego de que conseguimos el título decidí a hacerme un trofeo con la fecha en la que ganamos el título.

“En un en vivo con mi compañera Raquel Chacón le conté lo que me iba a hacer y la gente estaba muy atenta, así que un día me puse de acuerdo con mi tatuador y decidí hacerlo”, aseguró.

Marilenis Oporta, jugadora de Alajuelense que se tatuó la copa. Cortesía.

En media hora

Ella asistió a Adrián Campos Tattoo, el 19 de junio pasado y Adrián duró media hora haciéndole el tatuaje. Se lo colocó en el brazo derecho, cerca del bíceps y se dibujó un trofeo, con las siglas de Alajuelense (LDA) y debajo la fecha del campeonato, 05/06/21. A la mediocampista le encantó el resultado.

“Estoy muy contenta del resultado final. Para mí este tatuaje, al igual que todos los que tengo, es muy especial y me ha ido bien con la cicatrización. Como ya estamos entrenando, apenas termino me lo lavo y se mantiene en buen estado”, destacó la jugadora.

Oporta contó que otros de sus tatuajes son el nombre de su mamá, doña Mercedes que lo tiene en una de sus costillas y las fechas de nacimiento de sus sobrinos Samantha y Thiago y la de su hermana de 10 años, María Belén.

El tatuaje recibió muchos piropos por parte de sus compañeras de equipo y hasta del técnico rojinegro, Wilmer “el Pato” López.

“Las compañeras que lo han visto quedaron supersorprendidas, me dijeron que me quedó muy chiva y el profe Wílmer me dijo que era una idea muy bonita”, dijo.

La algarabía por el campeonato es tal que también enmarcó la camisa que le dieron luego del partido contra Herediano y la tiene en su cuarto.

“Tiene un diseño muy bonito y la quise enmarcar, porque esta es una fecha especial y representa mucho para mí”, dijo Marilenis, quien vive en La Uruca.

Marilenis Oporta, jugadora de Alajuelense que se tatuó la copa. Cortesía.

Luchándola

Marilenis nació y creció en La Fortuna de San Carlos y a los 17 años dejó a su familia para conseguir su sueño.

Estar actualmente en Alajuelense es el fruto de mucho trabajo y sacrificio realizado por la sancarleña para cumplir su objetivo y dejar huella en cada club en el que ha jugado.

“Han sido muchos años de sacrificio. Inicié mi carrera jugando en las ligas menores de Liberia, en el 2014, luego pasé a San Carlos en donde jugué los Juegos Nacionales y estuve en otros equipos como Escazú y la UCR.

“Estando en la UCR no la pasé bien, me cansé del fútbol y estuve a punto de dejar la carrera, me fui a San Carlos a estar con mi familia y me llamaron de Moravia (actualmente Heredia) para pedirme que jugara con ellas. Prácticamente en Moravia me rescataron, me dieron la oportunidad y ya luego llegué a Sporting, donde hice un buen torneo y de ahí pasé a la Liga”, recordó.

Marilenis aseguró que en su familia y en la comunidad donde viven están orgullosos por lo que ha logrado.

“Mi mamá se siente superorgullosa de mí y me lo dijo hace poco que fui a San Carlos, los vecinos también están superorgullosos y en el lugar donde vivo la gente me felicitó. Una señora me escribió y me regaló un queque con mi foto y la gente me ha mostrado su cariño”, destacó.

Marilenis Oporta, jugadora de Alajuelense que se tatuó la copa. Cortesía.

Rivales a vencer

Las rojinegras saben que toda la presión estarán sobre ellas, debido al título obtenido en la campaña pasada.

“Ya nos estamos preparando y este lunes empezaremos los entrenamientos de una forma más intensa, para darle fuerte a lo que se viene.

“Somos las rivales a vencer, sabemos que si el torneo pasado fue complicado este lo será más, todos nos querrán ganar y las rivales vienen con hambre de pelear el título, por lo que habrá que trabajar demasiado para conseguir el objetivo”, expresó.

La volante divide su tiempo entre el fútbol y su carrera, ya que estudia para ser paramédica, meta que está cerca de cumplir pues le falta año y medio para finalizar.

“Me levanto a las 3:30 de la mañana para irme a entrenar, viajo a los entrenamientos con la preparadora física del equipo, Gabriela Aguilar, entrenamos a las 5:30 a.m. y luego me devuelvo a la casa. Trato de descansar durante una o dos horas y luego hacer los trabajos de la U, porque tengo clases todos los días a las seis de la tarde”, aseguró.

Marilenis Oporta, jugadora de Alajuelense que se tatuó la copa. Cortesía.
Yenci Aguilar Arroyo

Yenci Aguilar Arroyo

Periodista egresada de la Universidad Latina. Escribe sobre temas nacionales. Tiene experiencia en comunicación estratégica y organizacional.