.12 diciembre, 2019
Priscilla Chinchilla de Alajuelense Codea y Catalina Estrada de Saprissa sentirán lo que pelear una final entre los dos equipos de más afición a nivel nacional. Fotos: Mayela López
Priscilla Chinchilla de Alajuelense Codea y Catalina Estrada de Saprissa sentirán lo que pelear una final entre los dos equipos de más afición a nivel nacional. Fotos: Mayela López

Ahora que Saprissa y Alajuelense-Codea disputarán la final del fútbol femenino, muchos fiebres de ambos equipos se preguntan si se puede definir como un clásico este enfrentamiento.

Sin duda el tema abrió todo un debate en Tiquicia, especialmente desde que las manudas de Codea aparecieron en este torneo con el respaldo de la Liga en todo los aspectos.

En el fútbol masculino este es el partido que genera más rivalidad en el fútbol nacional y que polariza a la afición nacional. Es un juego que atrae todas las miradas y que podría vivirse de forma similar este jueves cuando las mujeres de ambos clubes empiecen a disputar la final.

Michael Barrantes, volante morado y Jonathan Moya, delantero rojinegro, consideran que el clásico no tiene género ni categoría por lo que esta final se trata de un clásico y no hay otra manera de llamarlo.

"Hay que respetar el trabajo y la historia de todos los equipos, pero creo que el clásico acá siempre sera la Liga ante Saprissa, en la categoría que sea.

“Creo que si usted ve a dos chiquitos jugando bolinchas en la calle y ve a uno con una camisa de la Liga y a otro con la de Saprissa, ya va a ver un clásico ahí, yo creo que eso está muy claro”, consideró Barrantes

Ambos jugadores respetan el espacio que se ganó Moravia en la categoría femenina, pero creen que cuando uno juega con Saprissa o la Liga en la categoría que sea y se ven los colores del archirrival, las cosas siempre se ven diferente.

"Mis palabras van sin ningún interés de crear polémica, pero creo que el ambiente futbolístico nacional sabe y entiende cuál es el clásico en este país.

“Pienso que esa pasión en la cancha se vive igual y cuidado y con ellas no se vive todavía con más pasión. Nosotros siempre vamos a querer ganar un clásico porque queremos ver siempre en la cima a la institución”, dijo Michael.

Michael Barrantes y Jonathan Moya han jugado diversos clásicos a nivel masculino y están seguros que las chicas vivirán la misma pasión. foto Alonso Tenorio
Michael Barrantes y Jonathan Moya han jugado diversos clásicos a nivel masculino y están seguros que las chicas vivirán la misma pasión. foto Alonso Tenorio

Moya piensa muy parecido al volante morado y ve con mucha ilusión como las leonas se han ganando un nombre y un espacio en el fútbol femenino tico en tan poco tiempo.

"Yo creo que se va a vivir igual que un clásico masculino, todo el país sabe que el clásico siempre ha sido Saprissa frente a la Liga y ahora con la alzada que está tomando el fútbol femenino no creo que sea diferente.

Creo que veremos la misma intensidad, la misma felicidad de las jugadoras de estar en un partido de estos. No dudo que se vivirá la misma tensión y presión, porque estarán los dos mejores equipos del fútbol femenino", expresó el atacante erizo.

Además de desearle suerte a las rojinegras, Jonathan destacó que la llegada de figuras importantes como Shirley Cruz han permitido hacer al equipo femenino rojinegro tan competitivo como el masculino.

“El equipo se construyó con mucha seriedad, Shirley llegó a darle un empujón a las chicas y la motivación y la garra necesaria, ya que ella es una referente de nuestro país. Uno ve el sacrificio y la entrega de todas en los partidos en el que consiguieron el subcampeonato y ahora van por la gran final”, agregó.

En esta temporada Saprissa FF y Alajuelense-Codea tan solo se han enfrentado en una ocasión, el 12 de octubre en el estadio Saprissa, mejenga en la que las manudas triunfaron 2-1, gracias a un doblete de Priscilla Chinchilla por la Liga y María Paula Salas para las moradas.

Sin duda, la mesa esta servida y la tierna rivalidad entre los equipos femeninos más populares del país, ya es considerado un clásico, con la única diferencia de que ahora tiene aroma de mujer.

La serie arrancará este jueves a las 8 p. m. en la Cueva con entrada gratuita y cerrará el próximo lunes a las 7 p. m., en el estadio Morera Soto, donde sí se cobrarán 2 mil colones para tirarse la mejenga.