.26 julio

Queremos jugar de grandes y todavía nos vamos de pollos. Iniciar un partido de primera división del supuesto fútbol profesional con medio tiempo de atraso, es decir 46 minutos después de la hora oficial, nos retrata de cuerpo entero, aunque muchos se ofendan cuando decimos que tenemos un fútbol artesanal.

¿Tiene el comisario del partido una lista con cada uno de los aspectos que debe verificar antes del pitazo inicial? Yo supongo que es lo mínimo, sin embargo, el comisario de la mejenga entre Limón y la Liga, del jueves en el Nacional, o jugó de vivo con que se las sabía de todas todas, o definitivamente no estaba en nada, porque a segundos de iniciarse el encuentro alguien se percató de que no había equipo de socorristas.

Los paramédicos de la Empresa Vital, en Desamparados, quienes estaban viendo por tele lo que estaba ocurriendo tuvieron que salir soplados a salvar la torta de los organizadores.

El asunto es más lamentable aún porque esa pifia no es aislada. Giancarlo Molina, uno de los paramédicos, reveló: "Ya nos ha pasado esto antes, no es tan común, pero ya ha ocurrido que equipos nos llaman a última hora y nos dicen, 'en quince minutos empieza el partido, necesito una ambulancia aquí ya, porque nos van a clausurar el evento'".

En un país con participación en cinco mundiales un injustificado descuido atrasa la programación de la empresa dueña de los derechos de transmisión, lo que no es jugando, y se irrespeta la paciencia de los aficionados. Fútbol artesanal con dirigentes y funcionarios de tercera categoría.

25/07/2019 Estadio Nacional. Limon FC recibió a la Liga Deportiva Alajuelense, en partido de la segunda fecha de la Liga Promérica, Apertura 2019. Foto: Rafael Pacheco
25/07/2019 Estadio Nacional. Limon FC recibió a la Liga Deportiva Alajuelense, en partido de la segunda fecha de la Liga Promérica, Apertura 2019. Foto: Rafael Pacheco