Sergio Alvarado.9 marzo
Enrique Díaz y su hijo Junior ya están en la misma acera con el equipo que les ganó el corazón. Foto: Enrique Díaz
Enrique Díaz y su hijo Junior ya están en la misma acera con el equipo que les ganó el corazón. Foto: Enrique Díaz

Cuando Enrique Díaz se retiró de las canchas sorprendió a muchos al confesar que tenía corazón rojinegro, que Alajuelense era el equipo al que siempre quiso aunque casi toda su carrera fue en la acera contraria, la de Saprissa.

Este martes, al Zancudo sin duda se le dibujó una amplia sonrisa cuando su hijo Junior dijo que a él le ocurre lo mismo, que es un manudo más, que el León lo tiene en sus garras y él, feliz.

Luego de casi dos años jugando para el actual campeón nacional, el defensor se manda con todo.

“Una de las mejores decisiones que he tomado en mi carrera ha sido venir a la Liga. Es un club que me ha llegado mucho, el cariño de la afición me ha sorprendido. Todo lo que se vive acá, lo mediático, como vive el aficionado manudo ser parte de esta institución, ser aficionado a este club y también cómo me han apoyado”, comentó Junior Enrique.

Nada, el hombre está encantado.

El periodista Federico Calderón, de Multimedios, lo acorraló con la pregunta, quería escucharlo decir que se volvió manudo, lo apretó y apretó hasta que aflojó.

“Sí, yo ya soy un manudo”, dijo riendo y en La Teja, para puyar más, le preguntamos cómo se siente el papá con esa confesión. “Aaaah, está muy contento”, agregó.

Se ganó el corazón
Junior Díaz se volvió uno de los chineados de la afición manuda. Foto: Jorge Castillo
Junior Díaz se volvió uno de los chineados de la afición manuda. Foto: Jorge Castillo

El cariño de Junior es correspondido por la afición manuda, que ya lo adoptó. Su pasado como figura del Herediano está más que enterrado.

“Aprovecho la oportunidad para agradecerle al aficionado que me ha dado mucho cariño, la verdad. Ha sido muy lindo, al principio no fue fácil, yo tenía que demostrarles lo que he venido haciendo durante toda mi carrera, les agradezco mucho que hayan reconocido mi trabajo”, comentó.

El contrato de Díaz con la Liga acaba en junio. Al igual que lo hizo el torneo pasado espera al director deportivo de Alajuelense, Agustín Lleida, para negociar y ver qué mas pueden hacer; él aún se siente con fuerzas para seguir en las canchas.

“Tengo ganas, quiero entrenar, quiero jugar, quiero aportarles la experiencia que he ganado durante toda mi carrera a los más jóvenes. seguir ayudando a esta institución y ya veremos cuando termine el torneo qué irá a pasar”, dijo.

“Si se extiende un poco más o no, no sé, pero yo sí estoy muy entregado a la causa, es mi forma de ser. Sea como sea, las situaciones que se den, si juego poco o mucho trato de demostrar que siempre quiero jugar y vamos a ver. Por mí, yo tengo pensando seguir jugando todavía, no retirarme”, adelantó.

Este torneo es uno de los menos jugados por Junior desde que está en la Liga, apenas suma 46 minutos.

No ha jugado ningún partido como titular, pero las bajas manudas para las próximas jornadas lo harían regresar al protagonismo. La afición estará contenta y su papá también.