Sergio Alvarado.Hace 6 días
Junior Díaz hasta esta semana aún usaba los tacos con los que jugó ante Italia en Brasil 2014. Foto: Daniel Sanabria / Prensa LDA
Junior Díaz hasta esta semana aún usaba los tacos con los que jugó ante Italia en Brasil 2014. Foto: Daniel Sanabria / Prensa LDA

Hay recuerdos que perduran para toda una vida y en la mente de millones de ticos aún está la jugada de aquel 20 de junio del 2014 cuando en la Arena Pernambuco, en Brasil, Junior Díaz guindó un centro a la cabeza de Bryan Ruiz que marcó la historia del fútbol costarricense.

Aquel día el lateral de la Tricolor llegó hasta el costado izquierdo del área y con un exquisito servicio, de zurda, le puso la pecosa al Capi para que este anotara el único gol con el que la Sele derrotó 1-0 a Italia y firmó su clasificación a los octavos de final en el grupo de la muerte.

Seis años después, ambos jugadores recordaron aquella jugada cuando el martes pasado el defensor llegó a entrenar con los mismos tacos con los que realizó el famoso centro.

Daniel Sanabria, encargado de prensa de Alajuelense, notó el detalle y les grabó un video que compartió en redes sociales y movió los sentimientos de muchos.

“Estos son los tacos con los que le hice el centro a mi amigo Bryan”, dice Junior. “El mejor recuerdo de nuestra historia de fútbol, yo creo”, respondió Bryan en el breve video.

Según Díaz, los tacos son como un tesoro para él por lo que le afirmó a La Teja que se quedarán con él de por vida.

“Es un lindo recuerdo que me quedó de ese mundial, de ese partido en específico, la verdad que los tengo que cuidar bastante”, comentó Díaz entre risas.

El defensor dice que casi no usa los tacos, que si acaso en algunos entrenamientos, pero para jugar no se los pone ni por error, sin embargo, le han recomendado que mejor no los use del todo para evitar que les pase algo.

“Tengo dos pares más de tacos que son los que uso, pero precisamente estos los saqué para entrenar un día, pero ya los guardé y sí los voy a dejar ahí quedititos.

“Yo los iba a usar para varios entrenamientos porque todavía me sirven, pero varios amigos y compañeros me dijeron que mejor los guardara y los dejara como una reliquia. La verdad, es un tesoro preciado que uno guarda para recordar esa etapa”, agregó.

A pesar de que ha regalado muchos recuerdos de su carrera a amigos y conocidos, el hijo de don Enrique Díaz Harvey afirma que el calzado mundialista jamás se los daría a nadie, por más que se los pidan.

De aquella mejenga ante la “Azurri” también le quedó de recuerdo una camiseta que intercambió con el atacante de la Lazio, Ciro Inmobile.

“Ahorita los tengo bien guardados con otras cosas que tengo por ahí, pero pienso hacerles algo bonito para que resalten en la casa, poderlos exhibir y que la gente los pueda ver”.

El mejor centro

Desde hace un tiempo Junior pasó a jugar de defensa central en Alajuelense, pero asegura, sin temor a equivocarse, que durante todos los años que fue lateral ese centro que le puso a Bryan fue el mejor de su carrera.

“Obviamente por lo que nos estábamos jugando, estar en el torneo más importante a nivel de selecciones y lo que fue trascender para nosotros, uno lo toma como el mejor centro, pero sí he tenido otras asistencias muy importantes también”, recordó.

La instrucción de Jorge Luis Pinto era clara, tal vez no tendrían muchas oportunidades, por lo que los centros que se hicieran tenían que ser muy precisos.

Junior Díaz recuerda de la mejor manera aquella mejenga ante la tetracampeona del mundo, Italia. Foto: AFP
Junior Díaz recuerda de la mejor manera aquella mejenga ante la tetracampeona del mundo, Italia. Foto: AFP

“Esa jugada ya la habíamos planeado, me habían dicho que si tenía la oportunidad de llegar a línea de fondo, sacar siempre el centro era lo primero, pero no necesariamente llegar al fondo, si ya entrando al área por el costado y veía que podía llegar algún compañero, tenía que tirar el balón al segundo palo.

“Los centros tenían que llegar ahí para poder terminar la jugada, que sí era algo que ya teníamos planeado, parte de la estrategia”, recordó.

Ahora que Bryan y Junior se reunieron en la Liga, muchos fiebres le han dicho al jugador de 37 años que para cuándo recrean la jugada en una mejenga, pero vestidos de rojinegros.

“Ha sido curioso porque la gente ha recordado mucho ese momento, me lo han hecho saber bastante, vernos juntos pues sí, trae de vuelta esa imagen, es bonito recordarlo.

“¿Por qué no podría asistir de nuevo a Bryan?, ahora estoy más de central, pero sí está la posibilidad y en algún partido tengo la oportunidad de centrar, ¡qué lindo que cerrara él (Bryan)!. A veces lo pensamos, la verdad, sería muy lindo poder revivirlo acá en Alajuelense”, afirmó.

Luego de salir de una lesión que lo tuvo lejos de las canchas durante más de dos meses, el zaguero ya está listo para volver a la acción, esperando pronto poder revivir un poco de su historia con un buen amigo.