Sergio Alvarado.15 marzo
Jurguens Montenegro fue un huracán con el que no la vio el Santos. Fotografía: Prensa Jicaral.
Jurguens Montenegro fue un huracán con el que no la vio el Santos. Fotografía: Prensa Jicaral.

El dicho de que toda escoba nueva barre bien lo hizo leña el atacante de Jicaral, Jurguens Montenegro, quien volvió el debut de Luis Marín con Santos en toda una pesadilla, al marcar cuatro pepinos para que los porteños ganaran 6-1.

Yiyo, que estuvo en la gradería porque todavía no había sido inscrito como técnico santista, tuvo un estreno muy pesado, en una cancha difícil, con una temperatura superior a los 33 grados y contra un equipo en plena pelea por un equipo que actualmente es cuarto en la tabla.

Si por la víspera se saca el día, a Marín le espera una breteada de padre y madre, porque lo que enseñó su equipo fue muy poco, presa fácil para un Huracán de la península que arrasó a su pasó como si el rival fuera un papalote.

Mientras que los caribeños fueron un desastre, Montenegro tuvo un partido soñado, levantando la mano como goleador, mostrando todo su olfato y llegando a su sexto pepino este torneo.

De la misma manera que el manudo Jonathan Moya se fue con cuatro goles este sábado, Jurguens hizo lo propio y se hizo sentir en el marco del Santos de diversas maneras, tanto de derecha, izquierda y de cabeza.

La mejenga se partió después de la lesión del meta del Santos, Bryan Cordero, al minuto 34. Antes de eso el partido era de pocas oportunidades, sin remates claros ni emoción en los marcos.

Cuando el meta salió por la pecosa cerca del inicio del área grande, el jicaraleño Jorge Gutiérrez chocó con él y pegó la rodilla derecha en la cara de Cordero, lo que le apagó las luces por unos cuatro minutos.

De feria en la caída se golpeó la cabeza con el zacate y en un inicio el jugador no reaccionó mientras era atendido por el médico del club, Allan Castillo. No podía ni levantarse.

Al final el arquero se puso de pie, pero tenía la camisa muy manchada de sangra mientras caminaba afuera de la cancha para ser sustituido por el portero suplente, Emmer Espinoza, a los 39 minutos.

Un minuto después su compañero Javon East tomó la pecosa cerca del área de Jicaral, se la sirvió a Bryan López y este, con mucha calidad, dribló a Jorge Gutiérrez con derecha y con esa misma pierna definió al palo largo. ¡Un golazo!

Cuando el primer tiempo estaba por acabarse, apareció por primera vez Jurguens para pescar un centro de Freddy Álvarez. Alzó la pierna derecha como hasta la cintura y tocó la pecosa para poner el 1-1 al 41.

Huracán Jurguens

Para el complemento Santos no pudo ni acomodarse ya que apenas a los 49 Kevin Fajardo aprovechó un centro de Wálter Chévez para madrugar a la defensa guapileña y tocar un balón en el segundo palo para el 2-1.

Cuando el rival quiso ir por la igualada se topó con toda la fuerza del huracán Jurguens, quien en 13 minutos marcó tres pepinos.

A los 68, el oriundo de Fray Casiano de Puntarenas entró para tocar bajó el marco una bola a pase de Arley Sandí, un minuto más tarde firmó su triplete, cerrando nuevamente al centro del marco, ahora con asistencia de Chévez desde la izquierda. El hombre aparecía por todo lado.

Como si no fuera suficiente, Montenegro golpeó de nuevo a los 81, ahora de cabeza al aprovechar otro centro más de Chévez quien anduvo por la izquierda como si nada.

Qué chiva hubiera sido que Jurguens se fuera de cinco, la opción estuvo con un penal a favor de su equipo, pero Freddy Álvarez tomó el balón y el marcó el 6-1 desde el manchón blanco a los 84.

El gol de Steven Williams a los 93, para el 6-2 no tapó nada del papelón que se pegó su equipo en la península, que quedó muy expuesto ante el huracán Jurguens y ojo con un susto en el descenso. Cuidado.