Yenci Aguilar Arroyo.23 noviembre, 2020
La profe llegó a la dirección técnica en noviembre del 2017. Cortesía.
La profe llegó a la dirección técnica en noviembre del 2017. Cortesía.

La entrenadora de Saprissa, Karol Robles, reitera que su equipo se lo juega todo este lunes, cuando enfrente a Herediano en la búsqueda del quinto título para las moradas.

Robles, quien tomó la batuta del conjunto tibaseño en noviembre del 2017, es consciente de que el partido contra las florenses es vital si quieren aspirar a una nueva final.

La también ingeniera civil de 34 años conversó con La Teja sobre la importancia de este encuentro, el desarrollo del fútbol femenino en el país y sus intereses personales.

Karol con sus papás Carlos y Zulay, sus hermanos y unos amigos durante un paseo familiar. Cortesía.
Karol con sus papás Carlos y Zulay, sus hermanos y unos amigos durante un paseo familiar. Cortesía.
De infarto

- ¿Cómo valora el juego del lunes?

Heredia tiene todas las intenciones de ganar, no quiere extender la final nacional y nosotras queremos ir a la final, queremos el campeonato. Este es el primer paso, jugamos en casa y eso debemos hacerlo valer. Es un partido de infarto pero vamos a dar la lucha.

Herediano es un viejo conocido, nos hemos enfrentado en finales cuando el equipo tenía otro nombre. Les hemos ganado finales, nos han ganado, el partido está para cualquiera de los dos.

- ¿Cuáles son las fortalezas de las moradas?

Tenemos una fortaleza como equipo, tenemos jugadoras con mucha trayectoria; sin embargo, consideramos que somos más fuertes como grupo. Hay una mezcla interesante entre jugadoras jóvenes y con experiencia.

- ¿Cómo se preparó el equipo para este juego?

Herediano es uno de los equipos más compactos del torneo, tiene muchas jugadoras de experiencia, es un rival difícil, es duro anotarle y sabemos del potencial que tiene a balón parado.

Para esta instancia definimos un once que nos ha dado resultado, hay que darle continuidad y trabajamos principalmente para nosotras, para hacer nuestro mejor juego.

Victorias con la morada. Su primer título lo obtuvo el 15 de diciembre del 2018 y el 22 de setiembre del 2019 ganó el Torneo de Interclubes Femenino de Uncaf.

- El tema mental es importante en el camerino. ¿Qué mensaje les transmitió a las jugadoras?

Debemos tener cuidado de no meternos más presión de la que ya tenemos. Trabajamos desde el punto de la confianza porque hemos trabajado duro por mucho tiempo y esas cosas dan fruto al final. Debemos creer en lo que hacemos y confiar en el trabajo hecho a lo largo del torneo.

Karol Robles, técnica de Saprissa Fútbol Femenino

Pasión de toda la vida

- ¿De dónde nació su amor por el fútbol?

Desde pequeña me encanta el deporte. Soy de Escazú y como no había fútbol en divisiones menores, mi mamá me inscribió en una escuela de baloncesto y llegué a jugar en tercera división con Escazú.

Luego el equipo se deshizo y en el colegio empezamos un proyecto de fútbol haciendo retos con otros colegios, jugábamos fútbol salón y luego formamos el primer equipo femenino, se llamaba Cuadrillas.

- ¿En cuál posición jugaba?

Era defensa o portera, pero jugué más de portera.

- ¿Cuánto tiempo estuvo en San José?

Allí estuve como cinco años y luego comencé a trabajar para pagarme la carrera. Por el trabajo se me complicaba ir a los entrenamientos y en ese entonces, la entrenadora, que era Karla Alemán, me pidió que fuera parte del área administrativa. Ahí pasé por diferentes etapas hasta ser presidenta del equipo y así fue como llevamos el proyecto a Saprissa.

- ¿Cómo se dio el acercamiento con Saprissa?

Un día una amiga me dijo “¿te imaginás que Saprissa nos dé pelota?”. Lo habíamos intentado un par de veces, pero no nos dieron pelota y antes del Mundial volvimos a tocar la puerta. Mi amiga fue a la primera reunión con Vladimir Quesada, luego hubo otros acercamientos para ceder la franquicia.

El 7 de marzo del 2012 se fundó Saprissa Fútbol Femenino.

- ¿En su familia todos son morados?

Mi afición por Saprissa viene de mi papá y de mis hermanos. Mi mamá es liguista, pobrecita porque ha pasado sufriendo todos estos años y pese a que es manuda me apoya mucho, sufre en cada partido, no puede ver penales.

De la mano de Robles, Saprissa ganó el Torneo de Interclubes Femenino de Uncaf, el 22 de setiembre del año pasado. Cortesía.
De la mano de Robles, Saprissa ganó el Torneo de Interclubes Femenino de Uncaf, el 22 de setiembre del año pasado. Cortesía.
Más en divisiones menores

- ¿Cómo ve el crecimiento del fútbol femenino en el país?

Hay un antes y un después del Mundial femenino del 2014 (sub-17). Su realización fue un gran logro para el fútbol femenino. A partir de ahí hubo una mejoría en todo sentido, los equipos masculinos aportan su infraestructura.

El mercado de las jugadoras ha cambiado mucho, ahora es más frecuente ver legionarias, la transmisión de los juegos en televisión, todo esto ha colaborado para que la gente identifique el fútbol femenino, lo conozca y se visualice más.

“Tenemos una fortaleza como equipo, tenemos jugadoras con mucha trayectoria, sin embargo consideramos que somos más fuertes como equipo. Hay una mezcla interesante entre jugadoras jóvenes y con experiencia”. Karol Robles, DT Saprissa.

- ¿Cuál es la deuda con el fútbol femenino?

Espero que el siguiente paso sea el trabajo con divisiones menores. Debemos fortalecerlas, aún hay una brecha grande que debemos ir acortando, tenemos chicas que en promedio inician su carrera a los 15 o 16 años, cuando tienen suerte.

Acá hay mucho material, contamos con personas capacitadas y lo que tiene que haber es voluntad de la Federación, de la Uniffut y de los equipos para hacer bien las cosas desde abajo.

Ubicadas

- Además de ser entrenadora ¿qué otro rol cumple en el equipo?

Como en una familia, a veces hay que parecer duro y caer mal. A veces debo pararme y decirles que no.

Nosotros tenemos bien claro que antes de ser jugadoras son seres humanos y hay que estar ahí para apoyar a las futbolistas, que sientan ese respaldo cuando la estén pasando mal.

- ¿Qué consejos les da a sus jugadoras sobre la imagen fuera de la cancha?

Siempre les he dicho “esto es de ustedes”, hay que cuidar el equipo de malas actitudes. En Saprissa tratamos de manejar todo de la forma más profesional esperando lo mismo de ellas.

Que se cuiden, que hagan un trabajo extra, cuando se es jugadora de alto rendimiento deben comportarse como tal todo el día.

La saprissista es tía de Diego, un pequeño de 3 añitos que la tiene enamorada. Cortesía.
La saprissista es tía de Diego, un pequeño de 3 añitos que la tiene enamorada. Cortesía.
Amante de la montaña

- ¿Cómo es un día en la vida de Karol Robles?

De lunes a viernes mi día inicia a las 5 a.m. y a las 6 a.m. empezamos a entrenar.

A las 9 a.m. comienzo a trabajar, trabajo en Sicsa en la parte de licitaciones, y a eso de las 7 de la noche, cuando termino de trabajar, preparo el entrenamiento del día siguiente y me voy durmiendo a las 10 p.m.

Los sábados entrenamos un poco más tarde, a las 8:30 a.m. y desde el viernes en la noche me voy para la casa de mis papás, que viven en Escazú.

- ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Me encanta acampar. Me gustan la montaña y la playa. Cuando estoy en la montaña respiro aire puro y me tomo un cafecito, es un deleite. En la playa disfruto mirar el mar, escucharlo.

Y también comparto con mi familia.

- ¿Quiénes integran su burbuja social?

Mis papás se llaman Carlos y Zulay. Soy la segunda hija y mis hermanos se llaman Maribeth, Juan Pablo, Lilliam y Carlos y tengo un sobrino, que se llama Diego y me tiene como loca.

Karol tiene licencia B como entrenadora. Cortesía.
Karol tiene licencia B como entrenadora. Cortesía.