Por: Diario Marca.   15 febrero

De nuevo se marchó camino al vestuario sin hacer ruido. Miró al cielo y volvió a dar las gracias y el Santiago Bernabéu también se las dio a Keylor Navas, quien volvió a responder en una gran noche con el Real Madrid en la Liga de Campeones de Europa ante el París Saint-Germain.

Keylor y Marcelo fueron claves en la remontada en los franceses que los tiene a un paso de las semifinales en la Champions. Foto: Facebook Keylor Navas
Keylor y Marcelo fueron claves en la remontada en los franceses que los tiene a un paso de las semifinales en la Champions. Foto: Facebook Keylor Navas

Marco Asensio agitó el partido y los goles de Cristiano Ronaldo y Marcelo lo explotaron, pero para el recuerdo queda una milagrosa mano de Navas cuando el marcador estaba 1-1, otra más en un día clave.

Vendido en el gol de Rabiot, el Halcón no consintió el gol de Mbappé en la segunda mitad, Neymar se lo puso en bandeja al francés y este le pegó duro, abajo, donde le duele a los porteros, pero no a Keylor quien no conoció el dolor.

Su mano se transformó en piedra y la pelota salió rechazada. Casi ni veía, pero salvó un gol que ya cantaban los galos en su gradería del fondo norte. El partido lo acabó Navas sacando otro tiro de Mbappé, aunque no fue tan exigente, pero también había que pararlo.

"Fue un partido muy completo por parte de todos los compañeros. Teníamos en frente un rival muy complicado , con grandes jugadores y hemos conseguido un buen resultado que nos permite afrontar el partido de vuelta con optimismo", comentó el tico.

"A mi personalmente, como a todos mis compañeros, me encanta el momento en el que vamos en el autobús. Ver a toda esa gente animándonos en los instantes previos del partido hace que salgamos al césped enchufados y lo demos todo desde el primer minuto", agregó calificando de “increíble” a la afición blanca porque siempre está cuando más la necesitan.

El Real Madrid regresó en la Champions y en ese territorio predilecto volvió a dejar huella Keylor, clave en la undécima, decisivo en la duodécima.

Por algo es el portero de Zidane. Por algo aparece cuando se le necesita. Por eso el Real no puede estar ahora en mejores manos que las de Navas, el héroe en silencio de la noche que recordó que al Madrid nunca hay que sepultarle.

Keylor volvió a responder como guardameta del equipo de su vida, presente en los momentos decisivos. Como el Real que siempre está ahí. ¿Cómo no les van a querer?

“Aun quedan 90 minutos en París, pero sabemos que hemos conseguido un gran resultado. Iremos a luchar por pasar a la siguiente fase porque nada está decidido, pero si es cierto que con la ventaja podemos llegar al choque con más optimismo. Sin embargo, antes tenemos varios partidos importantes que también debemos resolver”, sentenció el portero.