AFP .8 noviembre
Keylor fue muy felicitado el miércoles pasado al tapar un penal contra el Brujas de Bélgica en la Champions. Foto: AFP.
Keylor fue muy felicitado el miércoles pasado al tapar un penal contra el Brujas de Bélgica en la Champions. Foto: AFP.

Eficacia para uno, sobriedad para el otro: el delantero Mauro Icardi y el arquero Keylor Navas, decisivos el miércoles contra el Brujas en Liga de Campeones (1-0), dieron la razón a los que pulsearon su fichaje en el último 'mercado’, y confirmaron su rápida adaptación al club parisino.

Apenas transcurrieron unas horas entre el anuncio de la llegada de ambos al PSG, en los últimos instantes del del mercado a comienzos de septiembre y el miércoles en el Parque de los Príncipes, apenas unos segundos separaron la ovación dirigida a uno y a otro.

El argentino, autor del único gol del partido contra el Brujas, fue aclamado por un público al que se ha ganado a punta de pepinos, mientras que el tico, detuvo el penal que llevó al éxtasis a unos seguidores que llevan años buscando un referente en la portería.

Y eso que ambos llegaban de la decepción que supuso la derrota ante el modesto Dijon en Ligue 1 (2-1), en un choque en que Icardi no marcó por primera ocasión en seis partidos consecutivos, y en el que Navas pudo haber hecho más en los goles locales.

Pero las estadísticas hablan por sí mismas. Desde inicios de mes de octubre, Icardi suma siete partidos y ocho goles. Y cuatro partidos y cuatro goles en lo que va de Champions.

El argentino suma ocho goles en los apenas diez partidos que ha jugado en la máxima competición europea en su carrera.

Algo que solo tres jugadores han logrado en la historia de la competición (Simone Inzaghi, Sadio Mané, Harry Kane), según la página de estadísticas Opta.

¿Y las actuaciones del exarquero del Real Madrid? Puede presumir de haber dejado su arco en cero en diez de doce partidos y de que no le han anotado en Champions tras cuatro mejengas en la Champions League.

10 partidos ha dejado en cero su marco Keylor Navas en el PSG
Navas e Icardi se hicieron compas desde un primer momento en París. Fotografía: PSG
Navas e Icardi se hicieron compas desde un primer momento en París. Fotografía: PSG
Prueba superada

Para el antiguo capitán del Inter de Milán, de 26 años, como para el arquero de las tres Champions con el Real Madrid (32 años), el periodo de prueba está más que superado.

Además, sus compañeros de vestuario han podido descubrir unos nuevos integrantes del plantel muy accesibles y con buen humor, como atestiguan las risas nada contenidas mostradas en los respectivos videos que muestran a los dos fichajes. Pero sobre el terreno de juego, la seriedad y el rigor imperan.

La lesión en una cadera del ‘Matador’ charrúa Edinson Cavani le abrió la puerta a la titularidad de Icardi, aunque el miércoles en Champions tuvo que retirarse cojeando en el duelo ante el Brujas y su fecha de regreso no está confirmada.

Reyes de las áreas
Icardi llegó con la pólvora encendida al PSG. Foto: AFP.
Icardi llegó con la pólvora encendida al PSG. Foto: AFP.

Ambos jugadores son los reyes de las áreas. Navas brilla en la del PSG -cero goles encajado en la Champions- e Icardi lo hace en el otro extremo del terreno de juego.

En esa zona el argentino atrae el balón como un imán. Cinco compañeros le han dado pases de gol (Verratti, Mbappé, Di María, Sarabia, y Dagba).

“Desde mi llegada todos me han recibido bien y especialmente los jugadores que hablan español. Con los que no hablan español nos comunicamos en inglés. Pero todos me ayudan en el día a día”, cuenta Icardi.

Uno de los compañeros con los que puede hablar su lengua materna es Navas, cuya serenidad ha impresionado a todos.

“Llegó con mucha humildad, no se antepuso al grupo, se tomó tiempo para adaptarse y conocernos a todos. Habla inglés y español, aprenderá francés (...) es muy agradable”, afirmó Abdou Diallo al inicio de año sobre el tico.

Pero sin duda es el lenguaje del fútbol el que mejor dominan los dos latinoamericanos.

Muy amigos
Keylor e Icardi han compartido múltiples fotos juntos en diferentes lugares de Francia como la Torre Eiffel, restaurantes y otros sitios junto a sus esposas, Andrea Salas y Wanda Nara respectivamente, lo que ha afianzado su amistad.