Franklin Arroyo.12 septiembre

Paulo Wanchope se vio con el cubano Marcel Hernández para hablar y entregarle una camiseta que el delantero le había pedido.

Ambos tienen una bonita amistad y se hablan a menudo porque fue Chope quien trajo al cubano al fútbol de Costa Rica.

Wanchope y Marcel son amigos y el exjugador le regaló una camisa del City. Foto: Facebook.
Wanchope y Marcel son amigos y el exjugador le regaló una camisa del City. Foto: Facebook.

El encuentro se produjo este jueves.

Wanchope nos contó que la camisa que le regaló a Marcel era la tercera que usaba el equipo inglés en la temporada del 2001 o del 2002 (no recordó con precisión).

“Marcel hace colección de camisetas y me había preguntado con anterioridad si tenía alguna y le dije que por supuesto que sí. Era la tercera del City cuando estuve allí. He regalado muchas, ya no me quedaban tantas”, contó el extécnico brumoso.

El exdelantero dijo que no es la primera vez que se ven para tomarse un café juntos y hablar de todo un poco.

“Hay una amistad buena, importante porque le abrimos las puertas de Costa Rica y él ha demostrado partido a partido lo que es, su calidad de jugador”, comentó Chope.

Fue el cubano quien hizo público su encuentro con Wanchope, pues publicó en sus redes una fotografía, donde además, muestra la camiseta número 23 que dice Wanchope.

“Hoy tocó visitar a mi profe, mi amigo, mi ídolo, Paulo César Wanchope. Visita con sorpresa incluida, gracias infinitas siempre por los consejos, los momentos y sobre todo muy feliz por esta camisa del Manchester City. Siempre agradecido por brindarme su amistad y la oportunidad. ¡GRACIAS Y MIL GRACIAS, PROFE!”, escribió el cubano en sus redes sociales para acompañar la fotografía.

Wanchope contó que conversaron de Marcel, de cómo le está yendo en Costa Rica y que pasaron un rato tranquilos. El lugar del encuentro no lo reveló. “Es indiferente”, dijo.

Desde que llegó, Marcel Hernández la pegó con Cartaginés. Fotografía José Cordero
Desde que llegó, Marcel Hernández la pegó con Cartaginés. Fotografía José Cordero

A lo que sí se refirió es a las grandes condiciones que tiene Marcel y aseguró que todavía puede dar mucho más.

“Todavía tiene espacio de mejora, eso es cosa de cada jugador, pero es talentoso, tiene todo para seguir creciendo pese a una edad avanzada. Aún puede influir mucho en el juego”, dijo Chope.

Marcel ha marcado 50 goles en el fútbol nacional y tiene la mira puesta en los 88 goles que metió Jozef Miso para convertirse en el máximo romperredes foráneo en el campeonato tico.

En el torneo actual, lleva cuatro goles en tres partidos y encabeza la tabla de goleadores junto a Jonathan McDonald de Herediano y Starling Matarrita de Santos.

Le preguntamos a Wanchope si ve algún parecido en la forma de jugar Marcel y la suya hace unos años, pues ambos son fuertes y espigados.

“Lo que quería ver plasmado era un jugador potente, que fuera a los espacios, incómodo para la defensa y eso fue lo que vi en él”, dijo.

Además, agregó que el cubano no era un centrodelantero, que esa posición se la asignó él cuando llegó al Cartaginés.

Wanchope le regaló una de las camisetas del Man City. Foto: Archivo
Wanchope le regaló una de las camisetas del Man City. Foto: Archivo

“Por lo que le vi, por sus características le dije, ‘usted va a sacar ventaja, le va a ir bien como delantero, vamos a trabajarlo en esa posición’. Y cuando un jugador es inteligente y talentoso es más fácil que se adapte”, explicó Chope.

Rastreo

Le preguntamos a Paulo Wanchope cómo fue que se fijó en un delantero cubano, un país sin tradición futbolística, que cómo supo de la existencia de Marcel.

“Lo primero es tener la mente abierta y dejar aparte lo de la nacionalidad, muchos lo descartaron sin haberlo visto por ser cubano", dijo.

Chope recurrió a una red de amigos que son gerentes, representantes, observadores, de gente que se dedica al fútbol y les indicó que andaba buscando un jugador con tales características.

“A partir de allí me enviaron videos de jugadores hasta que di con uno de Marcel y fue de los que más me llamó la atención. Le puse atención hasta que vi un partido completo y antes de tomar una decisión quería verlo en un entrenamiento”, dijo.

“En ese momento, Marcel estaba en la Liga de República Dominicana. Sabía que había jugado en la selección y hubo algo que no me calzaba, ¿cómo un jugador tan bueno estaba en ese país?”, recordó.

Cuando lo contactó tuvo que convencerlo para que viniera a hacer una prueba al país siempre y cuando estuviera libre.

“Al principio, Marcel no quería, pero lo convencí”, confesó Paulo.

Lo demás es historia conocida. Llegó a Cartaginés y no ha parado de hacer goles.

No es la primera vez que se ven para conversar, son buenos compas. Foto: Facebook.
No es la primera vez que se ven para conversar, son buenos compas. Foto: Facebook.