.16 mayo
15/05/2019, Alajuela, San Carlos, partido de la vuelta de la final de la segunda ronda del torneo de clausura 2019 entre la Asociación Deportiva San Carlos y el Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero
15/05/2019, Alajuela, San Carlos, partido de la vuelta de la final de la segunda ronda del torneo de clausura 2019 entre la Asociación Deportiva San Carlos y el Deportivo Saprissa. Fotografía José Cordero

Señales en el cielo desgracias en la tierra. Esta vieja frase de nuestros abuelos fue totalmente desbaratada de golpe por los sancarleños, quienes hoy lejos de desgracias viven una etapa llena de buenas emociones como felicidad, orgullo, triunfo.

La gran señal que se paseó por el cielo sancarleño fue el meteorito que cayó el pasado 23 de abril en el techo de una casa en Agua Zarcas, y el que llevó plata a algunas familias.

El pasado martes en este floreciente y pintoresco cantón quedó el acumulado de la Junta de Protección y la noche de este miércoles lograron el primer título en la categoría mayor desde que fue fundado el club de fútbol hace 54 años.

Así que hoy podemos decir que los norteños reescribieron el antiguo refrán que ahora debería decir: señales en el cielo bonanza en la tierra.

Ahora bien, si nos limitamos al mundo del fútbol, el triunfo de los Toros del Norte dirigidos por Luis Marín, en su primera experiencia como técnico, ayudado por Harold Wallace y Sandro Alfaro, no es casualidad.

Allí hubo esfuerzo, sacrificio, planificación, y una excelente química entre equipo y pueblo. El trabajo fue intenso pero con humildad, humildad que Marín mantuvo en el momento del éxito la noche del miércoles porque sabe que el fútbol es como la vida, de repente se está arriba y en un abrir y cerrar de ojos estamos abajao.

De allí que la mesura en la victoria ha sido una de las cualidades no solo del técnico sino de toda la institución. Felicidades a los sancarleños quienes ahora tienen el reto de seguir brillando de forma constante y no ser como un meteorito que en segundos apaga su intensidad.