Deportes

La noche de Halloween en que el Monstruo salió asustado de la Cueva

Derrota ante Brujas en el 2004 les paró la peluca a los saprissistas y quedó en la historia morada

El Monstruo se contagió esta semana del espíritu de la Noche de Brujas para calentar el clásico. La "S" se mandó en sus redes sociales con un mensaje muy directo a la Liga de lo que le puede esperar este domingo, a las 11 a.m., en Tibás.

El fin de semana de Halloween es algo que desde el año pasado el club ha dicho que disfruta bastante. En los últimos años los morados tienen un balance de cuatro victorias, dos derrotas y dos empates, según datos de Luis Quirós Muñoz.

Sin embargo, en las dos derrotas salió asustado en su propia casa un 31 de octubre, primero en el 2004 con un marcador 3-1 ante Brujas, y luego en el 2010, con un 3-2 ante Barrio México.

La última vez que jugó cerrando octubre fue el año pasado, cuando triunfó 2-0 ante Alajuelense, el 29 de octubre, casualmente la misma fecha de este domingo.

De esas derrotas, sin discusión la más memorable fue la del 2004, cuando le salieron las brujas, que de un solo conjuro convirtieron en sapo un invicto de 26 meses que tenían los saprissistas en la Cueva. Fueron 38 partidos en total el tiempo del récord.

"Todo mundo vacilaba que era el día de Halloween y nosotros éramos brujas, al día siguiente todos los periódicos decían que asustamos al Monstruo. Son de esos partidos que no se olvidan, máxime porque en aquella época Saprissa era un equipazo que no perdía nunca, casi invencible", destacó el volante Rodolfo Rodríguez, quien para aquel entonces jugaba con los escazuceños.

Los morados arrancaron aquel juego como era su costumbre, ganando, con un pepino de Álvaro Saborío apenas a los 20 minutos, pero aquella ventosa y fría noche acabó siendo una pesadilla con el ingreso de David Diach en Brujas, que parecía un pisuicas.

"Cuando Diach entró todo cambió para nosotros, estábamos deseando que lo hiciera porque habíamos tenido un partido de mucho desgaste y la idea era que llegara a apretar a la defensa de Saprissa y nos liberara un poquito en la media", recordó Fofo.

En solo 17 minutos. Diach sacó todos los fantasmas en la Cueva y la dejó callada del susto, al no poder creer cómo le habían dado la vuelta al marcador.

El atacante participó en los tres goles, creo la jugada del primer gol que metió en un rebote Verny Wright, a los 74', y los vacunó a los 78 y 91 minutos. El tercer pepino es muy recordado, porque rompió las redes por el fuerte remate.

Otra postal inolvidable fue cuando el volante Kervin Lacey se asomó entre la malla por el hueco que había quedado, una cara que los futboleros recuerdan muy bien.

"El tercer gol fue el que nos dio la tranquilidad, fue un vacilón ver la cara de Kervin en aquel momento, aunque lo que me gustó más fue la expresión de frustración de jugadores como Wálter Centeno, Alonso Solís o Rónald Gómez. Éramos nosotros los que siempre salíamos frustrados, esa vez les tocó a ellos", destacó Rodríguez.

Para este Halloween los morados tienen otra vez la Cueva decorada y las ganas de hacerle muchas más travesuras a su archirrival, Alajuelense, aunque se tienen que cuidar que la Liga no les aplique aquello de dulce o truco y sea otro día de espanto en casa.

Partidazo brujo
La noche del 31 de octubre del 2004 ha sido uno de los más inolvidables sustos para los morados, aquel día los equipos salieron así a la cancha:
Saprissa: José Francisco Porras, Reynaldo Parks, Víctor Cordero, Andrés Núñez, Juan Bautista Esquivel, Rónald González, José Luis López,  Wálter Centeno, Alonso Solís, Álvaro Saborío, Alejandro Sequeira. DT: Hernán Medford.
Brujas: Alexánder Jara, Berny Peña, Rodrigo Cordero, Ricardo Harris, José Daniel Víquez, Rodolfo Rodríguez, Rodolfo Arnáez, Leandro Gobatto, Celso Herculano, Román Vargas, Jairo Arrieta. DT: Manuel Keosseian
Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.