Sergio Alvarado.27 julio
¿La ropa de Marcel Hernández en la gala de Unafut fue una pista de su futuro?. Foto: Facebook.
¿La ropa de Marcel Hernández en la gala de Unafut fue una pista de su futuro?. Foto: Facebook.

El nombre del cubano Marcel Hernández ha sido uno de los protagonistas del mercado de fichajes de cara al Apertura 2020, a quien han colocado en diversos equipos con más o menos opciones.

Este domingo por la noche todo dio un giro cuando saltó un aparente interés del Saprissa por el atacante isleño, a quien se sabe ya buscaron y negocian con él de manera directa.

Para llevarse al cubano, el Monstruo tiene que pagar la clausula de rescisión, que es de $150 mil (¢87 millones) que pide el Cartaginés para que el jugador salga del club.

La postura de Leonardo Vargas, presidente brumoso es muy clara, o dan la plata completa, o no hay trato, el jerarca fue enfático que Marcel no está a la venta ni él está negociando con nadie, pero es consciente de que no podría competir con algún club que acepte a pagar la clausula.

“Si le llega algo con lo que nosotros no podamos competir, que esté fuera de nuestro alcance, ya sería una situación de él, pero fuera de eso no hay nada negociado para que salga”, dijo el jerarca en el programa 120 Minutos, de Radio Monumental.

Otro detalle que entra a jugar es que Vargas reconoció en el espacio radial que tiene una mala relación con el agente de Marcel, Ernaldo García, por lo que no sabe si él estaría negociando por otro lado.

Un punto que juega a favor del Saprissa es que el jugador estaría interesado en cambiar de camiseta, según conoce La Teja, a tal nivel que Marcel incluso habría aceptado que le rebajen plata a él de la tajada que le toca en la transacción, que se dice son unos $100 mil (58 millones), con tal de facilitar el traspaso.

Eso sí, Saprissa todavía no ha puesto la plata sobre la mesa y es el punto en el que estaría teniendo más dificultades para cerrar el asunto.

¿Coqueteo?

Si uno revisa algunas actitudes del jugador en días pasados, podrían parecer coqueteos o guiños al campeón nacional, como por ejemplo la miel que le echó a algunos futbolistas morados.

Marcel le dijo al periodista Gustavo López, en su programa de entrevistas, que Cristhian Bolaños y Michael Barrantes, por ejemplo, le parecen dos jugadores extraordinarios y que por ende le gustaría tenerlos como compañeros.

Además, algunos hasta bromearon con el traje color vino que llevó a la gala de premios de la Unafut para salir en televisión.

Nada ha cambiado por Marcel, quién lo quiera debe pagar su clausula, no estamos negociando con nadie”, Leonardo Vargas, presidente Cartaginés.
Curioso silencio
El Moradito ha comido callado en todo el tema de Marcel. Fotografía José Cordero
El Moradito ha comido callado en todo el tema de Marcel. Fotografía José Cordero

Otro aspecto que también levanta cejas es el silencio del Saprissa, equipo que no se han referido a la situación para nada, o sea, como quien dice, el que calla otorga, porque ni ha desmentir ha salido el cuadro tibaseño, como sí lo hizo, por ejemplo, cuando se habló de que tenían interés en Jonathan Mcdonald.

Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa, le contestó en un mensaje al periodista Yashin Quesada que de esos temas, por política del club, no se iba referir, es decir, no negó ni reconoció nada.

Lo curioso es que en este mismo mercado de fichajes el presi morado ha salido en diversas ocasiones a negar rumores de jugadores que relacionaban a su equipo, en algunos casi ha sido tajante.

Hace unas semanas Rojas incluso desmintió a un medio que lo ligaba con un jugador mexicano y hasta dejó claro que ya tenían los cupos extranjeros comprometidos y que no buscaban más foráneos.

“Tenemos los cupos de extranjeros ya comprometidos y no buscamos más jugadores extranjeros en estos momentos. No estoy claro de dónde sale esta información. En los próximos días haremos los anuncios oficiales respectivos sobre llegadas. Saludos”, dijo el moradito en aquel entonces.

Aquella declaración la dio apenas dos días antes de que el Saprissa anunciara el fichaje del defensor argentino Esteban Espíndola, quien aún está en Honduras sin chance de volar a Tiquicia.

Otra nebulosa que hay en el caso de Hernández es casualmente cómo podrían hacerle espacio al tener ya las tres plazas de extranjeros comprometidas al sumar a Aubrey David y Mariano Torres.