Por: Sergio Alvarado.  15 abril
McDonald reapareció cuando su equipo más lo necesitaba. Foto: Rafael Murillo.
McDonald reapareció cuando su equipo más lo necesitaba. Foto: Rafael Murillo.

Los superhéroes del cine aparecen siempre para salvar la tanda en el momento preciso, cuando todo pinta más complicado, y así apareció "Super Mac" este domingo para jalarse un doblete y rescatar las esperanzas de los manudos.

Desde el banco, bien identificado con su máscara negra, Jonathan McDonald saltó a la cancha y le dio dos golpes de nocaút a la UCR para que la Liga triunfara 4-2. Su entrada a la cancha le cambió la cara a su equipo y lo salvó de lo que parecía una nueva derrota.

Sí, la Liga ganó, pero tampoco es que la tuvo fácil.

Cuando arrancó la segunda parte, Bigmac apareció poniéndoles el pecho a las balas cual Supermán, pero enmascarado, con la inteligencia de Batman y con el liderazgo del Capitán América, cualidades que el León extrañó muchísimo el fin de semana pasado ante Santos.

Como pasa con muchos superhérores, Jonathan se hizo esperar y llegó en la segunda parte, cuando su equipo tenía el panorama complicado.

Este fue su primer partido desde el 25 de marzo, en la jornada 18, cuando sufrió una fractura de pómulo en el empate a tres contra Saprissa.

Un golpe directo fue el que le metió el atacante a los académicos. Foto: Rafael Murillo.
Un golpe directo fue el que le metió el atacante a los académicos. Foto: Rafael Murillo.

Bigmac debió salir enmascarado para protegerse la cara, pero eso no bajó sus superpoderes y hasta voló de nuevo a la cima de los máximos cañoneros con 15 pepinos, los mismos que Róger Rojas, su compañero justiciero en el ataque erizo.

Ro-Ro salió ganando

Al Ro-Ro le vino muy bien el regreso de McDonald porque la responsabilidad del ataque erizo ahora no dependía solo de él, tenía a su compañero de batallas en este torneo para apoyarse y una muestra de eso fue la asistencia de Mc en el gol de Ro-Ro.

Bien se lo dijo el tío Ben a Spider Man: "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" y Jonathan tomó esa responsabilidad en el momento justo, cuando la Liga no podía darse otra vez el lujo de perder de nuevo y quedar sin opciones de pelear el liderato del torneo en la última fecha.

Es que las cosas no empezaron bien para la Liga. Apenas a los 14 minutos John Ibarguen adelantó a la UCR con un cabezazo y eso suponía malas noticias para los manudos porque durante este campeonato, hasta este domingo, los erizos no habían remontado ningún marcador.

Un exmanudo, Francisco Rodríguez, conociendo las debilidades de Pemberton se lució con un penal a lo Panenka. Foto: Rafael Murillo.
Un exmanudo, Francisco Rodríguez, conociendo las debilidades de Pemberton se lució con un penal a lo Panenka. Foto: Rafael Murillo.

Para fortuna de la Liga, Lemark Hernández pifió un balón que iba a rechazar y eso le permitió empatar a José Luis Cordero a los 44, cuando ya iban para el descanso. Fue sin duda un poco de suerte para un cuadro rojinegro que no jugaba bien.

Era momento de asumir riesgos y Nicolás Dos Santos los tomó, sacó a Luis Garrido y metió a Allen Guevara, quien formó una alianza poderosa con Ro-Ro, Chama y Mac.

Pero también como en el cine, cuando parece que las cosas se están acomodando, viene otro golpe que pone todo de cabeza de nuevo y eso pasó con el penal que cometió Cristhoper Meneses sobre Francisco Rodríguez a los 56.

Con muchísima frialdad, Panchito definió a lo Panenka ante Patrick Pemberton, quien se la jugó a un lado. Ese golpe parecía dejar tendidos a los erizos con el marcador en contra.

Llegó para cumplir

Cuando las cosas están más furris es cuando deben aparecer los héroes y en su regreso a las canchas, McDonald les cumplió a los manudos. Primero lo hizo asistiendo a Rojas, quien con su clase característica puso el 2-2 con un remate colocado al palo izquierdo.

Ro-Ro siguió con su ritmo de escándalo y marcó su 15 gol del torneo. Foto: Rafael Murillo.
Ro-Ro siguió con su ritmo de escándalo y marcó su 15 gol del torneo. Foto: Rafael Murillo.

A los 66, dos minutos después del pepino de Ro-Ro, Jonathan acomodó las cosas y le dio vuelta al marcador, recibió la pecosa en el centro del área y vacunó con tranquilidad.

Super Mac liquidó a la "U" a los 75, cuando se quitó al arquero Luis Alpízar y este le hizo una falta, un penal claro que el atacante cobró con un remate colocado a la izquierda.

En el cierre, Jonathan recibió una tarjeta amarilla por meterse en la barrera de la UCR en un tiro libre para la Liga, no se trató de una desobediencia de parte de un "superhéroe", sino de una orden de su entrenador para así recibir su quinta tarjeta amarilla del torneo, pagar el castigo el miércoles ante el Carmelita y llegar limpio a la cuadrangular.

En la próxima fase es donde los manudos esperan más que nunca las actuaciones heroicas de McDonald, que han desaparecido en algunos momentos decisivos en el pasado, ¿será el héroe por el que los erizos ruegan?