.26 noviembre, 2019
 Las atletas Andrea (celeste) y Noelia (de blanco) posan junto a su mamá y entrenadora Dixiana Mena. Foto: Albert Marín.
Las atletas Andrea (celeste) y Noelia (de blanco) posan junto a su mamá y entrenadora Dixiana Mena. Foto: Albert Marín.

PPocas veces se queda bien con todo el mundo, o con la mayoría, al otorgar un premio o un reconocimiento, sin embargo, en esta ocasión la Municipalidad de San José la pegó de cuatro esquinas.

Designar a la familia Vargas Mena como la que encabezará el festival de la luz de este año, el sábado 14 de diciembre, es un acierto. Doña Dixiana Mena, sacrificada mamá y entrenadora de las atletas Andrea y Noelia Vargas, merecen eso y más. Será muy emotivo que los ticos, el puro pueblo que es el que asiste a la brillante noche, pueda agradecer a estas tres grandes mujeres.

El mensaje para los jóvenes es claro e inspirador, el talento bien dirigido con lucha, sacrificio y humildad, da excelentes resultados.

El otro gran mensaje es el reconocimiento, por medio de ellas, a las mujeres costarricenses, a las que son el corazón de nuestras familias. En una sociedad machista, donde se libra una fuerte batalla contra la violencia hacia las mujeres, estas tres ganadoras deben ser fuente de inspiración.

Andrea, de apenas 23 años, es la quinta mujer más veloz en el mundo en los 100 metros vallas, medalla de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y en los Centroamericanos y del Caribe del año pasado, en Barranquilla, Colombia.

Su hermana menor Noelia también se dirige a los más alto del atletismo. Campeona centroamericana de marcha, de los 3.000 metros planos y se prepara para las Olimpiadas Tokio 2020 en los 20 km. marcha.

Doña Dixiana, Andrea, Noelia, que Dios les pague.