Deportes

Las inmensas diferencias entre Brasil 2014 y Rusia 2018 que se reflejaron en la cancha

Declaraciones recientes muestran porque nos fue ir como un quebrado hace tres años

Pasar de ser octavos y acabar invictos en Brasil 2014 a quedar en el lugar 29 en Rusia 2018 tras dos derrotas y un empate, fue como pasar del cielo al infierno en solo cuatro años.

Para más de uno lo más fácil es echarle todo el chicharrón a Óscar Ramírez y listo, como lo quiso hacer un informe que presentó la Fedefútbol en octubre del 2018 en el que se lavó las manos.

Lamentablemente el Machillo nunca ha hablado del tema públicamente para defenderse o revelar si él al igual que Pinto se opuso a muchas cosas, pero no lo apoyaron a nivel dirigencial.

Lo cierto es que a raíz de las recientes confesiones que hicieron Eduardo Li y Jorge Luis Pinto sobre lo que sucedió en Brasil 2014 empiezan a saltar las diferencias de cómo se trabajó cuatro años después.

La Teja conversó con dos personas que estuvieron en Rusia 2018 al lado de la selección que nos revelaron muchos secretos de lo que pasó tras bastidores y sirve para hacer una comparación.

Por un tema de confidencialidad no revelamos las fuentes; sin embargo son situaciones que muchos vieron y notaron desde adentro y afuera de la Fedefútbol.

Disciplina

La rigurosidad de Jorge Luis Pinto en Brasil ha quedado claro que no era solo adentro de la cancha, afuera el hombre andaba vigilando diversos aspectos que le aseguraran el éxito, el entrenador tenía la libertad para moverse a sus anchas.

“La clave del éxito en Brasil fue la disciplina, el orden, el respeto por el trabajo, la atención total del trabajo, la disciplina táctica y el orden de los jugadores.

“Todos los entrenadores exitosos somos exigentes, prefiero eso a que me digan que soy un cómodo o un flojo, trabajo con calidad de trabajo, busco la perfección”, enfatizó el cafetero este martes en la declaración que dio en el juicio de Keylor Navas, Celso Borges y Bryan Ruiz contra los exdirectivos de la Federación Adrián Gutiérrez y Juan Carlos Román.

En Rusia los jugadores tenían un trajín más relajado, sus esposas, hijos y padres en algunos casos andaban con ellos en el mundial, aunque no se quedaban en los mismos hoteles, podían ir a visitarlos en algunos lugares, además de contar con días libres antes de los partidos.

Pinto reveló que le rogó a Bryan Ruiz que no se casara previo a Brasil 2014 ni celebrara su luna de miel en el evento, situación que generó todo un problema porque lo quería tener concentrado. Bryan se casó el 26 de mayo, apenas dos semanas antes de la cita mundialista.

En Rusia 2018 también se celebró un evento similar, pero ahora fue Keylor Navas quien festejó el cumpleaños de su esposa Andrea Salas en medio mundial, en un salón privado en San Petersburgo. Al evento no fueron todos los seleccionados, solo los más cercanos al portero con sus esposas.

Por esa fiesta a Navas nadie le reclamó ni increpó al entonces portero del Real Madrid. Los que no fueron invitados a la fiesta se iban de paseo. Los federativos sabían todo y no se opusieron.

Sin contacto con nadie

Pinto reveló que durante Brasil 2014 quería a los jugadores lo más concentrados posibles, por eso no podían hablar con prensa fuera de las conferencias oficiales de los partidos.

Al hotel de la Sele no podía entrar nadie, ni siquiera para saludar a los jugadores, menos dar una entrevista individual cosa que cambió en Rusia 2018.

Uno de los puntos más polémicos se dio un día antes de jugar contra Brasil, cuando Keylor Navas por su cuenta decidió darle una entrevista individual al periodista Yashin Quesada, una situación con la que no estaban de acuerdo en la Fedefútbol, pero igual le dieron permiso.

Keylor dio la entrevista en media Copa del Mundo y eligió a Quesada porque quiso, una de las muchas licencias que se dio el portero en ese momento.

Sin supervisión

El martes anterior Jorge Luis Pinto aseguró que Adrián Gutiérrez, quien en el 2014 era el director de selecciones nacionales, le andaba muy de cerca, veía todos los entrenamientos y supervisaba su brete.

En Rusia 2018 en el informe que Rodolfo Villalobos presentó como presidente de la Fedefútbol reconoció que con Machillo no se hizo eso, lo que para él era un problema que se dio cuenta hasta que nos fue como un quebrado en la cita mundialista.

“Es uno de los legados más grandes de este proceso, contratación de director deportivo en valoración no solo del técnico mayor si no de todas nuestras selecciones, tiene que haber un profesional al frente y estamos trabajando para tenerlo en 2019 y trabajar de cara a todas las competencias internacionales”, dijo Villalobos en octubre del 2018.

El presidente de la Federación consideró novedoso este nombramiento, puesto en el que se nombró luego a Carlos Watson, a pesar que en Brasil 2014 esa figura era muy similar a la que hacía Gutiérrez según lo explicado por Pinto.

Elección de jugadores

Otro punto que es claro y mucha gente ha señalado es la elección de jugadores que fueron a Rusia, muchos venían saliendo de lesiones o no estaban en su mejor nivel, lo que generó muchas críticas.

Sobre esta situación el informe de la Fedefútbol le echa toda la culpa del desastre al Machillo. Jugadores como Cristhian Bolaños, Johan Venegas, Johnny Acosta, David Guzmán fueron señalados por su mal rendimiento.

Otros que brillaron en Brasil como Celso Borges, Joel Campbell, Marco Ureña, Cristian Gamboa lucieron lejos de lo que mostraron cuatro años antes.

Incómodos

Finalmente, otro detalle que generó muchas críticas y molestias entre los jugadores y cuerpo técnico fue la elección de sedes para entrenar, canchas y hasta el hotel de concentración, el cual tenía hasta problemas para conectarse a Internet.

Aunque el informe de la Fedefútbol dice que la logística funcionó a las mil maravillas, en el grupo sí estaban incómodos, el centro de alto rendimiento en el que estaba la Sele estaba lleno de mosquitos, no tenía lugares para hacer terapias de regeneración y otros detalles que sí tuvieron en Brasil.

Todos son detalles que a la hora de la verdad se dejaron pasar así como así, nadie se metió a corregirlos y marcaron una gran diferencia.

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.