The New York Times.2 mayo, 2018

Un viaje de una semana de los Redskins a Costa Rica, en 2013, ofrece un vívido ejemplo de cómo los equipos de la NFL (Liga Nacional de Fútbol Americano) han usado a las porristas para mucho más que bailes al lado de la cancha durante los juegos.

Porristas de los Washington Redskins de la NFL. Foto: The New York Times
Porristas de los Washington Redskins de la NFL. Foto: The New York Times

Cuando los Washington Redskins llevaron a su escuadrón de porristas a Costa Rica, para una sesión fotográfica de calendario, la primera preocupación entre ellas llegó cuando los oficiales del equipo recogieron sus pasaportes en Tiquicia, dejándolas sin su identificación oficial.

Complejo para adultos.

La sesión de fotos se hizo en el complejo Occidental Grand Papagayo, un lugar solo para adultos en bahía Culebra (situada al norte del golfo de Papagayo) y algunas de las animadoras dijeron que se les exigía estar con el pecho desnudo (en toples), aunque las fotografías utilizadas para el calendario no mostrarían desnudez.

Otras no usaban nada más que pintura corporal. Dado el ambiente aislado del complejo, tales poses reveladoras no habrían sido una preocupación para las mujeres, excepto que los Redskins tenían invitados.

Un contingente de patrocinadores y propietarios de suites del estadio FedExField (sede de los Redskins), todos hombres, obtuvieron acceso directo a las sesiones fotográficas.

Una noche, al final de un día de 14 horas que incluía prácticas de posar y bailar, el director del escuadrón dijo a nueve de las 36 porristas que su trabajo no había terminado. Tenían una tarea especial para la noche. Algunos de los patrocinadores masculinos las eligieron para ser acompañantes personales en un club nocturno.

“Así que regresen a su habitación y prepárense”, les dijo el director. Varias de ellas comenzaron a llorar.

En su página web, el equipo reseñó en su momento el viaje a Costa Rica. Foto: The New York Times
En su página web, el equipo reseñó en su momento el viaje a Costa Rica. Foto: The New York Times

“No nos pusieron una pistola en la cabeza, pero era obligatorio para nosotros ir”, dijo una de las porristas. “No nos preguntaron, nos dijeron. Otras chicas estaban devastadas, porque sabíamos exactamente lo que estábamos haciendo”.

Se sentían objetos.

Su participación no involucraba sexo, dijeron las porristas, pero sentían que el arreglo equivalía a "mostrarlas como objetos". Lo que les molestaba era la exigencia de su director de equipo de que actuaran como símbolos sexuales, para complacer a los patrocinadores masculinos, lo cual las chicas no creían que debía ser parte de su trabajo.

En las últimas semanas dos exanimadoras de la NFL presentaron denuncias de discriminación y describieron un ambiente de trabajo hostil en el que a menudo se les trataba como objetos sexuales, para la excitación de los fanáticos masculinos que estaban fuera de los juegos.

Entrevistas con docenas de actuales y antiguas porristas de la NFL revelaron una perspectiva común: disfrutaron de actuar en juegos, desarrollar amistades con otras porristas y participar en obras de caridad, que incluyeron visitar hospitales y viajar al extranjero para entretener a las tropas militares. Pero les molestaron algunos de los requisitos extracurriculares que los colocaban en lo que consideraban situaciones inseguras.

Las porristas son uno de los principales atractivos en los partidos de la NFL. Foto: The New York Times
Las porristas son uno de los principales atractivos en los partidos de la NFL. Foto: The New York Times
Cinco porristas hablaron.

Este recuento de la sesión de calendario de los Redskins en el Occidental Grand Papagayo se basa en entrevistas con cinco porristas que participaron, y se corroboraron muchos detalles con otras personas que escucharon descripciones del viaje en ese momento. Las porristas hablaron bajo condición de anonimato, porque se les exigió firmar acuerdos de confidencialidad cuando se unieron al equipo.

"No es correcto enviar animadoras con hombres extraños cuando algunas de las chicas claramente no quieren ir", dijo una porrista que estaba allí. "Pero, desafortunadamente, siento que no cambiará hasta que algo terrible suceda, como que una niña es atacada de alguna manera o violada. Creo que los equipos comenzarán a prestar atención a esto solo cuando sea demasiado tarde".

Stephanie Jojokian, la antigua directora y coreógrafa de las porristas de los Redskins, confrontó gran parte de la descripción que hacen las mujeres del viaje a Costa Rica. Ella negó vehementemente que la noche en el club fuera obligatoria y dijo que las porristas que fueron no fueron elegidas por los patrocinadores.

"Nadie estaba forzando a ir", dijo Jojokian. "Soy la mamá oso, y realmente cuido a todos, no solo a las porristas. Es una gran familia. Nos respetamos unos a otros y a nuestro oficio. Es un ambiente de apoyo para las mujeres ".

En una declaración, los Redskins dijeron: "El programa de porristas de los Redskins es uno de los mejores de la NFL en participación, profesionalismo y servicio comunitario. Cada animadora está protegida contractualmente para garantizar un entorno seguro y constructivo. El trabajo que nuestras porristas hacen en nuestra comunidad, visitar a nuestras tropas en el extranjero y apoyar a nuestro equipo en el campo es algo de lo que la organización Redskins y nuestros fanáticos se enorgullecen ".