Andrés Mora.25 noviembre, 2019

Un hecho muy lamentable se dio en un torneo amistoso de fútbol sala en Quebrada Grande de Tilarán, ya que un jugador, al parecer, agredió al árbitro José Antonio Mejía, quien sufrió una fractura en su mano izquierdo y en la nariz.

El árbitro tuvo que ser llevado al hospital por la salvaje agresión. Foto: Cortesía
El árbitro tuvo que ser llevado al hospital por la salvaje agresión. Foto: Cortesía

El partido se disputó el pasado viernes por la noche en el salón multiuso de la comunidad y Mejía cuenta que, como es común, cada decisión que tomaban era duramente criticada y la situación estaba caliente.

“Llevábamos doce minutos del segundo tiempo y, por una falta que pité, el agresor se mete a reclamar muy fuerte (en ese momento estaba en la banca). Me toca aplicar el reglamento y se le dice que abandone el terreno, pero entonces él se devuelve, grita improperios y al mostrarle la tarjeta hace un giro, pero yo pierdo la ubicación del agresor y cuando me percato viene sobre mí”, explicó José Antonio.

“Me pegó un manazo en la cara y, posterior a eso, por el impacto, me tira al suelo y me propina un puntapié, con la suerte que pongo el brazo, pero como fue tan fuerte (la patada) me provocó una fractura en la mano izquierda. A mí me retiran al camerino y luego llamamos a la policía, pero el agresor se había retirado”, agregó.

Al referí lo llevaron al hospital de Tilarán esa misma noche. El sábado tuvo que ir a recibir asistencia especializada al CAIS de Cañas y de ahí lo remitieron al hospital Enrique Baltodano de Liberia.

“La idea es sentar un precedente del hecho y que sea la Fiscalía la que dicte sentencia, nunca me he visto en una situación de estas”, José Antonio Mejía, árbitro agredido.

Mejía fue este lunes a la Fiscalía de Liberia a interponer la denuncia contra el jugador que lo golpeó, de quien no quiso hablar nada por recomendación de su abogado.

“Yo tengo 26 años de ser árbitro, pité en un tiempo en Linafa. En futsala estuve agremiado y pité en Liga Premier, segunda y primera, ligas menores, las ligas universitarias, a nivel de juegos estudiantiles y escolares. Esta situación no se podía dejar pasar”, explicó Mejía, de 55 años de edad.

“La idea es sentar un precedente del hecho y que sea la Fiscalía la que dicte sentencia, nunca me he visto en una situación de estas. Me dijeron que nos avisan para que traiga los testigos y ellos van a decir, no sé qué medidas se tomarán en su debido momento”, agregó.

30 días de incapacidad le dieron a José Antonio.

José Antonio dice que esta es la tercera vez que se ve en un enredo de pleitos, pero ninguno había llegado a tanto.

“En futsala en una ocasión un entrenador de colegio en Juegos Estudiantiles me pegó un empujón y con el reporte se encargaron de él, pero nada lamentable. Uno sabe que está expuesto por el calor del jugador, pero ya hubo sangre y fracturas”, señaló.

Mejía es técnico en salud ocupacional del ICE e inicialmente le dieron una incapacidad por 30 días.