Sergio Alvarado.28 agosto
Las manudas ha representado por todo lo alto los colores rojinegros desde que se instauró el equipo hace un año. Fotografía: Prensa Alajuelense
Las manudas ha representado por todo lo alto los colores rojinegros desde que se instauró el equipo hace un año. Fotografía: Prensa Alajuelense

Desde hace un año en Alajuelense no saben lo que es perder, presentan un equipo potente, bien armado, que gusta, juega bien y regularmente golea por lo que se volvió en el rival a vencer en el fútbol nacional.

Si se quedó tirando líneas y pensó que estaba en otra dimensión, no se preocupe, le estamos hablando del equipo femenino rojinegro que este domingo en Guápiles, ante Pococí en estadio Ebal Rodríguez a la 1 p.m., intentará sumar un invicto de 29 partidos, una hazaña que sus pares masculinos anhelan.

La última vez que perdieron fue 2-1 ante Coronado por la jornada tres del torneo de Apertura 2019, momento en el que el club se llamaba Codea.

A la jornada siguiente asumieron de manera oficial el nombre de Alajuelense y la palabra perder desapareció de su diccionario, por lo que se han echado a la afición eriza en el bolsillo, algo que no han conseguido los varones en los últimos años.

Debido a tan envidiable rendimiento, las comparaciones con en el equipo masculino son inevitables, pues mientras unas son exitosas y fueron campeonas en el año del centenario, los otros van para siete años sin títulos y tienen a punta de colerones a sus aficionados.

Edgar Rodríguez, técnico de las rojinegras, reconoce que este es un comentario que le han hecho con mucha frecuencia y le llama la atención.

“Yo les he dicho que estamos en un momento en el que finalmente nos están dando el reconocimiento que buscamos porque ellas se lo han ganado. La afición está muy metida con nosotros porque en el centenario salimos campeones y llenamos el estadio.

“Tenemos que aprovechar el momento y que la afición nos está respaldando y quizá puede ser por los malos resultados del masculino, pero este es el momento para que el fútbol femenino surja”, comentó Rodríguez.

Edgar Rodríguez le ha dado a la Liga los títulos que tanto anhela la rama masculina. Foto: Cortesía.
Edgar Rodríguez le ha dado a la Liga los títulos que tanto anhela la rama masculina. Foto: Cortesía.

El invicto es una muestra del brete de las leonas, sin embargo no se presionan por ese tema y lo ven como algo natural y más bien tratan de no distraerse de su objetivo primordial que es ser bicampeonas.

Su brete se ha impulsado gracias a factores como entrenar en el CAR, tener su propio camerino, recibir salario, alimentación, transporte y las facilidades que se le dan al equipo masculino tienen a las chicas muy motivadas, pues aunque para los hombres es muy común, para ellas no ha sido así.

“Creo que eso también ha sido un punto importantísimo para lo que estamos logrando, la jugadora se siente valorada, respetada, importante, la exposición que tiene en redes sociales, en los medios, representar estos colores como se merecen y lo que significan ellas lo han entendido muy bien.

“La gente ya las conoce, sabe quien es Prisicilla o Viviana Chinchilla, María Paula Salas. Ahora también critican en redes sociales, nos exigen, todos estamos claros de la institución en la que estamos”, explicó Edgar.

El título femenino del Apertura 2019 es el único campeonato mayor en la administración de Fernando Ocampo, motivo por el cual el presi está muy agradecido con las chicas.

Para hablar sobre el tema le enviamos algunas preguntas a Ocampo por medio de la oficina de prensa manuda, pero al cierre de edición no había respondido.

El invicto erizo consiste en 17 partidos del Apertura 2019, siete partidos de este torneo y cuatro partidos del torneo Uncaf que las manudas jugaron en enero. Los tres partidos del Clausura 2020 que se declaro desierto no se cuentan.

Todas les quieren ganar
 A pesar de bajas como la de Noelia Bermúdez y Stephanie Blanco que se fueron al fútbol extranjero, las leonas han mantenido su nivel. Fotografía: Francisco González
A pesar de bajas como la de Noelia Bermúdez y Stephanie Blanco que se fueron al fútbol extranjero, las leonas han mantenido su nivel. Fotografía: Francisco González

Viviana Chinchilla es una de las referentes rojinegras y en el clásico ante Saprissa en la jornada seis, la volante se jaló un pepino olímpico que dejó a medio país con la boca abierta.

La número siete tiene claro que debido al título y al invicto que tienen, ellas son las que han levantado el nombre de la institución a lo más alto en el último año.

“Si han habido muchos comentarios en redes que dicen eso, pero son temas aparte y no podemos compararlo, son dos situaciones diferentes. Ellos también ha dado todo su esfuerzo, pero con las derrotas la afición se enoja y eso lo normal.

“Yo si he pensado cómo reaccionará la afición con nosotras si llegamos a perder, ¿cómo va a reaccionar la gente? A uno le da un poco de risa ver esas comparaciones, pero en realidad no vienen al caso”, explicó Vivi.

Además, el equipo está sólido, pues pese a las salidas de Shirley Cruz, Noelia Bermúdez, Stephanie Blanco y Fabiola Sánchez al fútbol internacional el cuadro no se cayó.

“Nosotras sabemos que este escudo pesa y lo que significa, así como la responsabilidad que tenemos cada una de nosotras en la cancha, porque ya no somos Codea, sino Liga Deportiva Alajuelense”, expresó.

Una clave de las leonas es la confianza que les dan los bueno resultados, por lo que no se presionan con el invicto y saben que cuando lleguen a perder el mundo no se caerá solo será un juego, después de todo ya se ganaron a la exigente afición manuda y eso vale mucho.

La Liga femenina
El campeonato femenino tico disputará este fin de semana la jornada ocho, con los duelos entre Coronado y Saprissa este viernes a las 7 p. m.; Sporting contra Suva Sports el sábado a las 2 p. m.; mientras que Pococí y Alajuelense jugarán el domingo a la 1 p. m. Herediano y Dimás Escazú lo harán a las 1:30 p. m.
En la tabla las manudas son líderes con 19 puntos y Herediano es segundo con 17, seguido por Dimas Escazú tercero con 13 unidades. El colero es Pococí con solo un punto.