Sergio Alvarado.2 noviembre, 2020
Vladimir Quesada y Harold Wallace se benefician de la segunda división en su actual puesto como entrenadores en la Fedefútbol. Foto: Archivo, CARLOS GONZALEZ/AGENCIAOJOPOROJO
Vladimir Quesada y Harold Wallace se benefician de la segunda división en su actual puesto como entrenadores en la Fedefútbol. Foto: Archivo, CARLOS GONZALEZ/AGENCIAOJOPOROJO

Uno de los efectos de la pandemia sobre el fútbol nacional fue la cancelación durante el 2020 de los campeonatos de divisiones menores, decisión que dejó en jaque a selecciones sub-17 y sub-20 que necesitan de estos torneos para surtirse de jugadores.

Todo apuntaba a que los futbolistas de esas categorías pasarían meses sin jugar, pero apareció la Liga de Ascenso como una tabla de salvación para que muchos chamacos se mantuvieran en competencia.

La sub-17, que dirige Harold Wallace, volvió a los entrenamientos hace quince días, luego de siete meses sin actividad.

El regreso les permitió a algunos chamacos soltar piernas y tratar de ponerse al nivel de compañeros que han tenido actividad en equipos como Carmelita, Consultants y Alajuelense que juega en la segunda con la franquicia de Escazuceña.

Para Wallace en medio de todas las dificultades que han tenido para trabajar durante estos meses, el hecho de que algunos de sus muchachos hayan sido tomados en cuenta para participar en esta liga ha sido muy positivo.

"Yo estoy muy contento que muchos de los chicos de la sub-17 tengan participación en segunda división, eso es importantísimo porque era inusual en otros años. Pese a todo, esta afectación ha tenido algo positivo al lograr que algunos jugadores participen con equipos de segunda y ganen minutos.

“Algunos que no lo han hecho por lo menos están en actividad, aunque entrenando en un nivel diferente. Algunos hasta están entrenando en primera o hicieron una pretemporada y eso para nosotros es halagador. Ver a trece o catorce jugadores de nuestra base en segunda división es muy importante”, detalló Wallace.

El Rapero cree que para los jugadores que juegan en esta división es más beneficioso que hacerlo en campeonatos juveniles porque tienen otro tipo de roce y la exigencia es mayor.

“Se van a topar condiciones muy diferentes a las que están acostumbrados, solo el hecho de jugar con gente de otra edad, más madura y que juega al choque es ganancia para nosotros como selección porque les tocará desarrollar otras cualidades. Una segunda división es de mucho roce y competencia”, agregó.

Buenos ejemplos
Con solo 16 años, Timothy Arias es titular en la segunda división con Carmelita. Foto: Prensa Carmelita
Con solo 16 años, Timothy Arias es titular en la segunda división con Carmelita. Foto: Prensa Carmelita

Wallace puso el ejemplo de Timothy Arias, lateral derecho, de 16 años, que ha sido titular con Carmelita en todos los partidos de esta temporada a pesar de su corta edad.

“Son jugadores que han ido creciendo en su juego, ahí también está (Andrey) Salmerón que juega con Consultants, (Jossimar) Alcocer que juega con Escazú y que es de Alajuela. No solo la sub-17 sorprende, sino también muchachos de la sub-20 que también están en segunda”, agregó el entrenador.

Dos técnicos que dirigen en esa liga, como Luis Carlos Mejías en el Carmelita y Mauricio Montero en Escazuceña destacaron la importancia de darles oportunidad a los jóvenes, ya que sus equipos son prácticamente conformados con jugadores sub-20.

Mejías es quien ha dado continuidad a Timothy, un muchacho que debutó en la segunda división el año pasado con solo 15 años, por lo que se convirtió en el jugador más joven en debutar en la historia de la Liga de Ascenso.

“Los jugadores nos dicen que estar acá ha sido muy importante para ir a la selección, otros equipos tienen varados a sus jugadores. Además de Timothy, están Keisher Pérez y Joshua Parra, que está en la sub-20. Ahora llamaron a Verny Segura que con 17 ya se metió en la sub-20.

“Nosotros nos vamos por la juventud, por ayudar a la selección a darles ritmo de juego para que ellos jueguen y para que además se proyecten. Es una ayuda que nos damos todos”, explicó el carmelo.

El semillero manudo dirigido por Mauricio Montero juega en la Liga de Ascenso con Juventud Escazuceña Fotografía: Prensa Carmelita
El semillero manudo dirigido por Mauricio Montero juega en la Liga de Ascenso con Juventud Escazuceña Fotografía: Prensa Carmelita

El Chunche, por su parte, destacó que Alajuelense buscó el convenio con Escazuceña para que sus juveniles no se quedaran tantos meses varados y está consciente que la decisión tomada beneficia mucho a las selecciones menores.

"No podíamos dejar a los muchachos tanto tiempo sin jugar, eso hubiera sido fatal para la sub-17 y la sub-20, creo que sí fue una salvada para ellos haber tomado esta decisión y que los jugadores puedan llegar con ritmo a la selección. En cada convocatoria se llevan a seis jugadores para sub-20.

“Esto es algo que ojalá se mantenga a futuro porque nos traerá beneficios en Mundiales u otros torneos donde los muchachos se van a enfrentar a jugadores de la misma edad, pero con físicos más desarrollados, porque ahí les va a servir mucho el roce que tuvieron en la segunda división”, opinó Montero.