Agencia AFP.16 abril
Esta Pulga puede rajar que nadie la puede matar, hace lo que quiere con los rivales. (Photo by Josep LAGO / AFP)
Esta Pulga puede rajar que nadie la puede matar, hace lo que quiere con los rivales. (Photo by Josep LAGO / AFP)

Liderado por un Lionel Messi deseoso de reconquistar el cetro europeo, el Barcelona rompió este martes un maleficio que los anclaba en cuartos de final de la Champions, imponiéndose 3-0 al Manchester United (4-0 global) con dos goles del astro argentino.

El rosarino lo advirtió a principios de temporada: Lo darán todo para devolver al Camp Nou “esa copa tan linda y tan deseada”.

Fue un inicio de partido titubeante de los azulgranas, pero Lio salió al rescate con dos golcitos (16′ y 20′) que, sumados a otro de Coutinho (61′), solventaron fácilmente la eliminatoria.

De Gea después dice que por qué lo critican, se vio muy mal en el segundo gol del argentino. (Photo by Josep LAGO / AFP)
De Gea después dice que por qué lo critican, se vio muy mal en el segundo gol del argentino. (Photo by Josep LAGO / AFP)

En semifinales tras cuatro años de ausencia, los catalanes ahora esperan rival, que saldrá del duelo entre Liverpool y Porto (con ventaja de 2-0 para los ingleses en la ida).

Los muchachos de Ernesto Valverde tendrán la misión de mantener en alto el listón del fútbol español que, tras cinco años de hegemonía en la Champions, solo tiene un representante entre los ocho mejores de Europa.

Aunque llegaban con una ligera ventaja obtenida en Old Trafford (0-1), Messi y los suyos se plantaron en el Camp Nou con un escarmiento muy presente: tres años seguidos cayendo en cuartos, el último ante la Roma, después de dejarse remontar en Italia el 4-1 obtenido en la ida.

El rival también invitaba a la prudencia. Aunque mediocre este año en la Premier League (es sexto), secuelas del mal inicio de temporada con José Mourinho en el banquillo, los Diablos Rojos dirigidos ahora por Ole Gunnar Solskjaer venían de eliminar en octavos al París Saint Germain con una remontada a domicilio (0-2, 3-1).

Solskjaer había advertido en la previa que su equipo debía crear ocasiones para contrarrestar el dominio mostrado por el Barça en Old Trafford y sus jugadores salieron con la lección aprendida.

Cuando Messi se echa el equipo al hombro le hace todo más fácil a los compitas. (Photo by PAU BARRENA / AFP)
Cuando Messi se echa el equipo al hombro le hace todo más fácil a los compitas. (Photo by PAU BARRENA / AFP)

Tardó solo 40 segundos el United en acercarse peligrosamente al marco de Marc-André Ter Stegen, con un disparo de Marcus Rashford al larguero después de un pase de Paul Pogba, la primera de varias incursiones inglesas al área azulgrana.

Cuando los fantasmas de Roma empezaban a sobrevolar el Camp Nou y los recuerdos de la gesta de París vigorizaban los ánimos ingleses, apareció Messi para cumplir su promesa de darlo todo para llevar la “Orejona” a Barcelona.

En el minuto 16 el argentino sacó una de las clásicas jugadas de su libro de estilo: recuperación en el balcón del área, búsqueda de un hueco hacia el centro y disparo con la zurda al palo largo.

Cuatro minutos después volvió a perforar la red con un patadón lejano, esta vez con la derecha, más centrado y más blando, pero que encontró la colaboración del portero español David de Gea, a quien se le escurrió el balón por debajo.

Increíble, Lio las mete en la pura esquina, donde es prácticamente imposible taparlas. (AP Photo/Manu Fernandez)
Increíble, Lio las mete en la pura esquina, donde es prácticamente imposible taparlas. (AP Photo/Manu Fernandez)

Los dos goles de Messi, que acumula diez en la competición y 45 en toda la temporada, anestesiaron al United.

Un pase largo del argentino para Jordi Alba originó el tercer gol, un misil a la escuadra de un Coutinho muy participativo durante el encuentro.

Noche redonda para el Barça y para Messi que, con el título de Liga casi asegurado y clasificados para la final de la Copa del Rey ante el Valencia, pueden centrarse plenamente en la competición europea para hacerse con la sexta Champions del club y la quinta del argentino.