Sergio Alvarado.26 marzo
Lionel Messi y los jugadores blaugranas han pasado de desacuerdo en desacuerdo con su directiva este año. Foto: AP
Lionel Messi y los jugadores blaugranas han pasado de desacuerdo en desacuerdo con su directiva este año. Foto: AP

Una vez más la directiva del Barcelona ha caído en desacuerdo con los jugadores del club, en esta ocasión por la opción de rebajar salarios debido a la crisis del coronavirus, medida que han adaptado múltiples equipos alrededor del mundo.

Medios españoles reportan que los jugadores no aceptaron lo que les propuso la dirigencia, por lo que entonces esta tomaría de manera unilateral la decisión, lo que podría generar grandes molestias a lo interno.

“El club comunicó a la conclusión que hará un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), tanto para los deportistas profesionales como para los trabajadores no deportivos del club, si bien no especificó las condiciones. Y el ERTE se hará se llegue o no a un acuerdo con los jugadores del primer equipo”, indicó Diario Marca al respecto.

El medio explicó que desde la semana pasada estaban reunidas ambas partes para llegar a un acuerdo, porque Josep María Bartomeu indicó que el equipo no podrá salir económicamente bien librado de la pandemia.

“Tal y como les dijo el presidente, era imposible cubrir el presupuesto del club de esta temporada. La principal solución era la rebaja de las fichas en todos los jugadores profesionales y, básicamente, en el equipo de fútbol”

“El presidente lo habló con los capitanes que entendieron la situación y admitieron la posibilidad de rebajarse la ficha. Desde entonces, todo comenzó a torcerse. A los jugadores no les gustó la propuesta que les hizo el club y a partir de este momento comenzó un baile de cifras sobre las pretensiones de uno y otro”, dice Marca.

Lo que Bartomeu pretendía rebajar a sus jugadores era el 70% de sus salarios, propuesta que los futbolistas rechazaron de manera contudente y tampoco habrían aceptado la propuesta de FIFA del 50% mientras la competición estuviera suspendida.

“Los jugadores no estaban de acuerdo en la cuantía ni en la manera de hacerlo. Han surgido muchos rumores sobre las pretensiones de los jugadores. Desde que no estaban dispuestos a dar un euro hasta que se rebajara un 10, un 20 o un 30 por ciento de sus ingresos anuales”, destaca el medio.

Esta es solo un raya más al tigre de la desgastada relación entre los jugadores azulgranas y su directiva.