.2 junio
02/06/2019 Cancha de la Asociación Cívica Jicaraleña, Jicaral de Puntarenas. La Asociación Deportiva y Recreativa Jicaral Sercoba recibió a la Asociación Deportiva Guanacasteca, en el partido de vuelta de la gran final de la Liga de Ascenso (Segunda División). Foto: Rafael Pacheco
02/06/2019 Cancha de la Asociación Cívica Jicaraleña, Jicaral de Puntarenas. La Asociación Deportiva y Recreativa Jicaral Sercoba recibió a la Asociación Deportiva Guanacasteca, en el partido de vuelta de la gran final de la Liga de Ascenso (Segunda División). Foto: Rafael Pacheco

"Así es como entiendo la suerte: si trabajas, (el título) llegará un día u otro".

El pensamiento es del técnico del Liverpool, el alemán Jürgen Klopp, flamante campeón de la Liga de Campeones de Europa.

Tuvo que esperar cuatro años desde que llegó a Liverpool para alcanzar su éxito más sonado, un año atrás perdió este importante torneo ante Zidenine Zidane, entrenador del Real Madrid.

Klopp, un talentoso y trabajador técnico, ha caído muchas veces, pero por fin su esfuerzo fue premiado. Esto fue el sábado.

Y este domingo esa recompensa al sacrificio fue para Jicaral, que ante la Asociación Deportiva Guanacasteca jugó su tercera final nacional de la Liga de Ascenso, y sumó seis finales semestrales, lo que demuestra su lucha, su constancia como el equipo más esforzado de la Segunda División. Cayó muchas veces, pero ayer llegó el premio a la perserverancia de la mano de Jeaustin Campos y Erick Rodríguez.

Y esa es precisamente la vida. Solo los que trabajan, caen, se levantan, se esfuerzan por un objetivo a pesar de los obstáculos en el camino y los sinsabores llegan a triunfar porque su espíritu con cada caída, pero sobre todo, cada vez que se levantan, se fortalece.

Liverpool, Jicaral, Klopp, Jeaustin, nos envían mensajes claros, en esta vida nada es fácil, lo verdadero se consigue a base de lucha y esfuerzo limpio y honesto.

De allí la vieja enseñanza, lo que fácil llega, fácil se va, y no es precisamente lo que ha ocurrido con los casos mencionados. Felicidades jicaraleños, felicidades a los seguidores del Liverpool aquí en Costa Rica, pero sobre todo, mis respetos a los que luchan con entrega y honestidad por sus sueños.