Sergio Alvarado.16 diciembre, 2019
Al Morera Soto no le cabía un alma más este lunes. Foto: Rafael Pacheco
Al Morera Soto no le cabía un alma más este lunes. Foto: Rafael Pacheco

El lunes 16 de diciembre del 2019 se tiene que apuntar como una fecha muy especial en la historia del fútbol femenino costarricense, se trata del día que por primera vez en la historia las mujeres jugaron a estadio lleno.

La final entre Codea Alajuelense y Saprissa Fútbol femenino se jugó como se debe jugar siempre un clásico: con un llenazo.

Al estadio Alejandro Morera Soto llegaron 16.900 personas, según el reporte oficial.

Hace apenas un año era un sueño pensar que algo así podía darse, a los partidos con costos llegaban mil o dos mil aficionados, pero este año las cosas cambiaron y las pruebas están a la vista de cualquiera.

Ya en los duelos pasados venían picándose en este aspecto, hace una semana llegaron 5000 personas a la Catedral a la mejenga entre manudas y florenses. El jueves pasado se hicieron presentes 6.800 fiebres a la Cueva en el partido de ida de la final.

A eso de las 5 p.m, dos horas antes de la mejenga, la dirigencia de Alajuelense reportó que llevaban vendidas unas 5200 entradas y que en en las afueras del estuche había filones de gente buscando su boleto.

La tensión que se vivió en las gradas fue como el de cualquier otro clásico. Foto: Rafael Pacheco
La tensión que se vivió en las gradas fue como el de cualquier otro clásico. Foto: Rafael Pacheco

Conforme se fue acercando la hora de la mejenga los números iban creciendo poco a poco, el corte pasó a ocho mil vendidas, después a diez mil y para la hora que arrancó el partido lucía a un 75% de capacidad.

Como al minuto 25 la gente seguía entrando al estadio y se concretó el llenazo en cada uno de los sectores de la Catedral.

“Nunca volverán a jugar en silencio, estamos con ustedes”, decía una de las mantas en el estadio, porque hasta la 12 de Alajuelense tomó su lugar en las gradas.

Bajo ese ambiente, se jugó un partidazo en la cancha, con emoción, gritos y cánticos en las gradas. Los manudos montaron una fiesta de lujo para alentar a sus chicas.

La primera dama de la República, Claudia Dobles, fue la dedica del juego. Foto: Rafael Pacheco
La primera dama de la República, Claudia Dobles, fue la dedica del juego. Foto: Rafael Pacheco

""Un estadio completamente lleno, queremos además pedirle disculpas a la afición porque hay gente que se quedó sin poder comprar su entrada, al menos había 400 metros de fila.

“Llegó el punto que no podíamos ser irresponsables y paramos la venta, porque acá no cabe nadie más, las disculpas a los que no pudieron entrar a esta linda final”, explicó el vocero de Alajuelense, Ferlin Fuentes, a TD Más.

El comunicador explicó que todo lo recaudado este lunes irá directamente a las arcas del equipo femenino. La taquilla pasaría los 30 millones si se saca la cantidad de socios.

Una de las testigos de honor, fue la primera dama de la República, Claudia Dobles, quien fue la dedicada del partido en una noche que muchos en Tiquicia no olvidarán.