Sergio Alvarado.Hace 4 días

El Clausura 2019 pinta como un torneo de retos para los equipos tradicionales del país, cada uno tiene razones de peso para buscar el éxito.

Herediano buscará el bicampeonato que tanto se les ha negado en los últimos años, Saprissa buscará lavarse la cara después de perder el título en su propio estadio, la Liga pulseará el ansiado título 30 en el año de su bicentenario y el Cartaginés, libre de deudas, tratará de acabar con la larguísima sequía de títulos de 77 años.

Herediano perdió la opción de ser bicampeón en diciembre de 2017 ante Pérez Zeledón. Foto: Rafael Pacheco
Herediano perdió la opción de ser bicampeón en diciembre de 2017 ante Pérez Zeledón. Foto: Rafael Pacheco
Por el esquivo bicampeonato

El Herediano recuperó su esencia ganadora en el Verano 2012 cuando después de 19 años volvió a alzar un título de campeón nacional tras muchos años de frustraciones, desde entonces, los florenses se montaron en la nube de los triunfos y han ganado seis títulos, con lo que recuperó su cartel de equipo ganador.

A pesar de las alegrías recientes, el campeón nacional parte para este torneo con el reto de ganar un bicampeonato, lo que se propone no solo por su espíritu competitivo si no para romper una racha que cumple 40 años este 2019.

La última vez que los florenses fueron monarcas en dos campeonatos seguidos fue en los años 1978 y 1979, cuando frenaron la hegemonía de los seis campeonatos que consiguió al hilo Saprissa, desde entonces han tenido nueve oportunidades para revalidar la corona y por algún motivo se les ha quemado el pan en el horno.

En el Apertura 2017, cuando el equipo llegó a defender el título en la final ante el Pérez Zeledón fue la última oportunidad que tuvo, pero los generaleños los sorprendieron y se dejaron la corona.

“Si se da la oportunidad bienvenido sea, es difícil, pero no imposible, hay que también darle el mérito a los otros equipos que están peleando por el título, se han reforzado bien, es algo complicado, todo depende de la realidad del momento”, indicó Germán Chavarría, quien estuvo en aquel equipo herediano que se llevó el bicampeonato.

El reto está puesto, algo que le serviría al Team para mostrar su dominio en Costa Rica.

Monstruo luchará por recuperar el trono
La afición morada recibió un golpe muy bajo al perder el título en su casa ante el Herediano. Foto: Johan Durán.
La afición morada recibió un golpe muy bajo al perder el título en su casa ante el Herediano. Foto: Johan Durán.

Las victorias generalmente se disfrutan el día que se consiguen, pero luego la euforia va bajando, en cambio las derrotas o fracasos como el que sufrió Saprissa en diciembre al perder el título en su propia casa contra uno de sus rivales más tradicionales se sufren a largo plazo.

El aficionado morado está chiva, esa es una realidad que no se puede ocultar, en las redes sociales, en los programas deportivos, en la calle, los saprissistas se quejan de lo que pasa en su equipo e incluso muchos hacen un llamado para no ir al estadio como medida de protesta ante la dirigencia.

Recuperar la confianza de una afición ofendida, que afirma que ya no le cree a sus dirigentes y pide refuerzos que no llegan es uno de los retos principales del Monstruo en el Clausura 2019.

Perder el título en diciembre sacó un montón de problemas para Horizonte Morado, la gente se siente muy pesimista, por lo que otro tropiezo este semestre haría que el último año calendario de los tibaseños sea muy difícil, aunque para algunos la situación no sea tan mala como la pintan.

“Saprissa recuperaría la confianza de la afición ganando, es la única forma, para mí, legalmente, Saprissa tiene un buen cuadro de la media para delante, es clase A. Yo ya estoy en modo apoyar al equipo, uno no se puede enojar siempre con el amor de toda la vida”, comentó el famoso Porritas, del programa Gradería Popular de TD+.

A diferencia de otros equipos que sus retos están puestos hacia el final del torneo, el Monstruo desde la fecha uno está con la obligación de la reconquista.

La treinta en el centenario
Ganar el título 30 se volvió una obsesión para los manudos. Foto: Rafael Pacheco.
Ganar el título 30 se volvió una obsesión para los manudos. Foto: Rafael Pacheco.

Traducir el reto de Alajuelense en el Clausura 2019 a primer vista luce fácil, salir campeón y sacudirse finalmente la pesada racha de cinco años que tiene sin campeonatos, un tema que se está volviendo una obsesión tanto para aficionados como para dirigentes.

Este semestre a diferencia de los anteriores en los que se pedía el título por la mera obligación de ser campeón se le suma el peso de la celebración de los 100 años de la Liga, un año en el que los manudos han hecho toda clase de planes que quieren coronar con el campeonato.

Los liguistas han invertido en fichajes, fiestas, fogueos de primera línea y todo tipo detalles los que van a quedar en un segundo plano si no se gana un título que se les niega desde el torneo de Invierno 2013.

Para meterle más fuego a la hoguera, la dirigencia eriza ha dicho hasta el cansancio que en el año del centenario su equipo tiene que salir campeón.

“Sin lugar a dudas el título es su principal reto, hay muchas cosas, el centenario es algo que solo ocurre una vez, armó un equipo muy competitivo, mantuvo a sus figuras, salir campeón en estas circunstancias sería muy especial para cualquier jugador, no salir campeón sería un golpe muy duro”, opinó Pablo Gabas, exjugador alajuelense.

Para Luis Diego Arnáez y su competitiva planilla la presión está a la orden del día, la afición probablemente no perdone una desilusión más.

Recuperar protagonismo
Con jugadores como Marcel Hernández, los blanquiazules se ilusionan con volver por fin a unas semifinales. Foto: Rafael Murillo.
Con jugadores como Marcel Hernández, los blanquiazules se ilusionan con volver por fin a unas semifinales. Foto: Rafael Murillo.

Año nuevo, vida nueva y esperanzas nuevas, ese es un sentimiento que torneo a torneo sienten los aficionados al Cartaginés, la ilusión del “este año sí” generalmente le llega al corazón a muchos, aunque conforme pasan las jornadas y se complican de nuevo, otra vez vuelven a chocar con la realidad.

Volver al protagonismo en el campeonato, clasificar a una segunda ronda es el reto que se plantearán primero en el cuadro brumoso, porque no se puede pensar en un campeonato, cuando el equipo no logra pasar de la primera fase desde el torneo de Invierno 2014.

Los cartagos tienen ocho torneos seguidos en los que cantan viajera en las primeras de tanteo, generalmente la inestabilidad en el banquillo, sus problemas económicos y perder las fichas que destacan son algunos de los problemas que frenan al cuadro blanquiazul.

Con una nueva administración que llegó a ordenar la casa, mantuvo al entrenador Martín Arriola y a algunas de sus principales figuras, como el cubano Marcel Hernández, el objetivo de clasificar pareciera más cercano que nunca.

“Yo creo que lo más importante es meterse, el objetivo de esta nueva junta directiva era sanar deudas y ya lo consiguió, ahora en lo deportivo, el objetivo debería ser clasificar a la segunda ronda, no podemos pensar en campeonato cuando el equipo no clasifica, la obligación está ahí, después en otros torneos ya veremos que más viene”, indicó el periodista Rodolfo Méndez, de Radio Columbia y oriundo de la Ciudad de las Brumas.

El título de equipo grande, los brumosos lo necesitan respaldar con resultados para entre otras cosas, callar bocas a aquellos que dudan que hoy por hoy se le pueda llamar así.